Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2009.

DIEZ RAZONES PARA ESTAR AMARGADO 1 de mayo de 2009

Sentirse amargado es un derecho humano. Yo tiendo a ser indiferente. I really don't give a shit. Ese es uno de mis lemas. Pero hoy me levanté con ganas de sentirme amargado. Pensé en diez razones. En diez cosas que me hinchan los huevos. Las anoto aquí.

Estoy harto hoy de:

1. La mediocridad.

2. La gente uni-dimensional  que se cree que su causa, sus penurias reales o inventadas es lo único que importa.

3. La vulgaridad y la chusmería.

4. Los puja-gracias.

5. Los puercos que lanzan basura a la calle.

6. Los idiotas que hablan de “defender su cultura” y no tienen cultura que defender.

7. Una tipa comemierda que dice que escribe columnas en los periódicos y lo que hace es contarnos algo que salió en las noticias y ya todos conocemos.

8. La gente esa que escribe libros narrando todos sus sufrimientos y sus divorcios y sus abandonos.

9. La gente que les compra los libros.

10.  El  hipócrita ateo que se caga en la religión, pero que pone cara de curita de aldea cuando habla de la Virgen de Guadalupe. 

01/05/2009 10:19. ricardobrown #. sin tema

ME CAE MAL EL GORDO DE MOLINA (2 de mayo/09)

 

Yo nunca he hablado personalmente con Raúl de Molina. Pero por alguna razón le tengo mala voluntad. Debe ser que le tengo envidia porque es famoso y gana mucha plata. Sí, es eso mismo. El gordo de Molina se codea con celebridades y hasta he visto que en su programa de televisión se mete en un jacuzzi con unas tipas espectaculares. Y yo soy un pobre pendejo que no tiene regreso a Univisión ni Telemundo y que escribe este blog que nadie lee. Pero bueno, asi soy yo. ¿Que carajos voy a hacer? Soy un amargado.

El pobre gordo. No me ha hecho nada. Ni siquiera sabe que existo. Pero la verdad es que no lo soporto. Y les cuento porque. Hace años, cuando murió George Harrison, el Gordo puso su voz a un reportaje en que dijo que Harrison era “el bajista” de los Beatles. Que imbécil. Que falta de respeto. Un tipo que se supone que es un reportero, o un presentador, o un comentarista o no sé qué, de espectáculos y no sabe que Harrison era el “lead guitar” de los Beatles. Uno de los mejores guitarristas de rock de todos los tiempos, El guitarrista que le dio el sonido tan especial a la música de los Beatles.

Claro que el gordo probablemente no escribió el reportaje. Estoy casi seguro que algún productor o productora, igualmente de ignorante que el gordo, escribió la estupidez esa. Y el gordo se limitó a leerla. Pero eso no lo excusa.

¿Cómo es que no corrigió el texto? Obviamente, el gordo no sabe que el bajista de los Beatles, igualmente talentoso en su instrumento que Harrison en la guitarra, era Paul MCartney. Pero esa es la gente que se destaca en la televisión en español de Estados Unidos, sobre todo en algunos  mal llamados programas de entretenimiento.

Reitero que soy un amargado y  que esto que escribo, además de no importarle a nadie, es venenoso y gratuito. Pero desde aquel día en que el gordo de Molina profanó la memoria de George Harrison, pienso que es un inculto, un puja gracias, un chusma y  un tipo inventado por algún productor o productora idiota. Y además, el gordo habla mal el español, probablemente habla mal el inglés también y tiene un vocabulario muy limitado de diez o quince palabras que recicla.

Encima de eso, pienso que es un hipócrita. Quiere hacerse pasar como muy amigo de los músicos gruperos mexicanos que aparecen en su programa.  Yo sospecho que el gordo los desprecia. No sé, pero estoy casi seguro que al gordo lo único que le interesa de México es la exquisita comida de ese país y tal vez el tequila. A lo mejor le gusta beber margaritas. Dudo que se haya leído un solo poeta o novelista mexicano o que sepa quien es Siqueiros o que haya ido a un solo museo mexicano. Se nota esto cuando habla.

Conozco a alguna gente que ha trabajado con el gordo y no lo quiere mucho. Dicen que el tipo de verdad se cree que es una gran estrella y es un déspota con los técnicos y camarógrafos. Conozco gente que se caga de la risa cuando llega el informe de los ratings y ve que, al menos en Miami, la Doctora Polo de Telemundo  le da terribles palizas diarias al programa del gordo. Yo no sé como será en otros partes del país, pero en Miami la doctora  le gana por un margen de mas de dos a uno al gordo y su co-anfitriona. Yo no me alegro. Tampoco me molesta. Me da lo mismo que gane o pierda el gordo o la Doctora Polo. No quiero que le cancelen el programa al gordo ni que lo echen del trabajo cuando vengan los próximos despidos en Univisión. Pero que pesado me cae.

Un tipo tan viejo como el gordo que no sepa quien era George Harrison tiene que ser bruto, pero bruto de verdad.

Pero, bueno. ¿Qué importa lo que piense un pobre pendejo envidioso como yo?

 

01/05/2009 23:56. ricardobrown #. sin tema


BLUE SUNDAY (3 de mayo/09)

Me encanta la música. Todo tipo de música. Lo peor que pudiera pasarme sería quedarme sordo. Bueno, quedarme ciego también sería una jodienda, porque me gusta leer. Y me gustan las artes plásticas. Y mirar mujeres. Eso sobre todo.

Pero me propuse escribir de la música. No toco ningún instrumento y canto muy mal. Lo hago a solas para no molestar. Tampoco soy un buen bailarín. Pero bailo cuando se me presenta la oportunidad. No salgo por ahí a las discotecas a mover el esqueleto. Pero si estoy en una fiesta,  y suena la música, me suelto  a bailar. Sobre todo si tengo un par de tragos encima. No es que sea un borracho. La verdad es que bebo muy poco. Pero si voy a una fiesta me doy un par de tragos y si hay música no tengo ningún reparo en hacer el ridículo.

Pero, caramba, sigo divagando. Quiero escribir sobre la  música que escucho. Ahora mismo tengo puesto un CD de Lightnin Hopkins, una estrella de los Blues. Poca gente latina lo conoce. Poca gente latina, al menos mis amigos, saben verdaderamente lo que son los Blues. Que pena.

Yo pienso que una de las ventajas de haberme criado en este país, por allá en el lejano norte, es que tuve muchos amigos gringos, gente bien chévere.  Fueron dos amigos gringos, Russ y Sherwood, quienes me introdujeron a los blues cuando yo tenía como catorce años. Yo estaba muy metido con una prima de Russ que se llamaba Helen y era un primor. Ella tenía quince años. Aquel verano Russ y Sherwood organizaron un viaje a Newport para el Folk Festival y yo me anoté porque iba Helen. Logré hacerme novio de Helen en aquel viaje. Y claro que me acuerdo de ella. Fue una de las niñas mas lindas e inteligentes de mi vida. Pero también recuerdo perfectamente que me enamoré de los Blues.

Fui a presentaciones de Mississippi John Hurt, el Reverendo Gary Davis y Lightin Hopkins. ¡Como tocaban la guitarra aquellos señores! Sonaban como si tuvieran veinte dedos en cada mano. Y como cantaban. Eso si que era “soul music.” Música del alma. ¡Y las canciones que interpretaban! Candy Man, Blues In A Bottle, Mojo Hand. Mi noviazgo con Helen duró unas pocas semanas. Pero desde aquel verano quedé flechado por los Blues.

No sé que me dio por poner a Lightnin Hopkins en el CD player. Lo agarré, así de casualidad. Al azar. Y estoy embelezado. Tengo catorce años de nuevo y es verano en Newport y por fin le di un beso a Helen. Soy feliz. Cosa que es un poco paradójica, porque los Blues son casi siempre lamentos. Y  lo único que yo lamento en este momento es que, desde que vivo en Miami, no he conocido a nadie que le gusten los Blues. Extraño a los gringos.

Pienso en Russ, en Sherwood, en Helen. No sé que se ha hecho de ellos. ¡Uf, se me ocurre! A lo mejor están en Facebook.

Me encantaría hablar con ellos. Contarles que los recuerdo y no se me olvida aquel verano en Newport.

Escucho a Lightin Hopkins y pienso que es una pena que nunca pude ser músico. Cuanto quisiera tocar y cantar como Lightin Hopkins. Y como él, tener veinte dedos en cada mano y que mi alma cantara a través de mi garganta.

03/05/2009 12:32. ricardobrown #. sin tema

QUE NO JODA SILVIO RODRIGUEZ (5 de mayo/09)

 

Silvio Rodríguez se queja de que Estados Unidos le negó una visa de entrada  a este país para participar en un homenaje a Pete Seeger, el legendario cantante de música folk americana que acaba de cumplir noventa años. Silvio se siente reprimido o deprimido o no sé que cosa  El pobre Silvio. Creo que lloró, o le dio una perreta y se lanzó al piso dando gritos y patadas.

Que no joda. Es un hipócrita. Lleva una eternidad cantándole a una dictadura de viejos sinverguenzas que obligan a los cubanos a pedir permiso para entrar y salir de su propio país. Pero nunca protesta  contra eso. No recuerdo que le saliera al paso a Ricardo Alarcón cuando éste le dijo la burrada aquella a unos estudiantes universitarios de que si todo el mundo pudiera viajar el planeta se destruiría o algo por el estilo. No recuerdo la cita exacta de Alarcón y no la voy a buscar en Google. Pero el hecho es que Silvio siempre ha sido un cantante de protesta de lo que pasa fuera de Cuba. Las injusticias que ocurren en Cuba las alaba o las oculta.

Yo siempre le he visto ciertos méritos artísticos a la música de Silvio. Escribe algunas buenas letras. Las melodías son agradables. Pero no es música original. Me parece que es una copia de lo que hacían Bob Dylan y Joan Baez y otros, entre ellos el cubano-irlandés Richard Fariñas,  en los años sesenta en Estados Unidos. Más bien, la música de SIlvio, Pablo Milanés y la otra gente de la Nueva Trova de Cuba es una version en español de lo que se escuchaba en Greenwich Village en los sesenta. La gran diferencia es que Bob Dylan, Joan Baez y otros cantantes de protesta estadounidenses protestaban de verdad. Se enfrentaban al poder. Denunciaban las injusticias que ocurrían en su país. Silvio, Pablo y los otros cantantes de la Nueva Trova solo han arremetido  contra lo que ocurre en el extranjero. Como músicos, tienen  talento. Como artistas comprometidos con la verdad y la justicia –y así siempre se han querido proyectar- son unos pendejos. Tienen estética, pero les falta ética.

Una de las canciones más conmovedoras de Bob Dylan, escrita cuando era casi un niño,  es "The lonesome death of Hattie Carroll," sobre una pobre trabajadora de limpieza negra que es asesinada por un niño rico de Baltimore, a quien un juez solo impone una condena de "probation," o libertad vigilada. . Por otro lado, uno de los más despreciables actos de Silvio Rodríguez, ya siendo un hombre camino a la vejez,  fue cuando firmó una carta en que apoyó los fusilamientos después de un juicio sumarísimo de tres jóvenes cubanos negros que trataron de huir de su país en una de las lanchitas que viajan entre  La Habana y Regla.

Que diferencia. El joven Bob Dylan cantó contra el racismo y un viciado  sistema de justicia que aplastaba a los débiles y privilegiaba a los poderosos. El Silvio Rodríguez maduro aprobó  el asesinato de tres jóvenes negros que querían salir de Cuba en busca de la libertad y las oportunidades que no encontraban en su país natal. Silvio exige que se permita entrar a Estados Unidos porque es un artista reconocido. Pero estuvo de acuerdo con que el régimen comunista de los Castro asesinara a tres jóvenes negros y pobres porque tuvieron la valentía de ejercer por la fuerza el derecho que le corresponde a todo ser humano, que es largarse de su país natal cuando allí no hay libertad ni esperanza. La canción protesta de Bob Dylan tuvo algo que ver con derribar muros de injusticia en Estados Unidos. La canción, que no tiene nada de protesta, de Silvio Rodríguez ha ayudado a maquillar la imagen internacional de una dictadura que lleva más de medio siglo en el poder.

Yo estoy de acuerdo en que, en principio, no se debe restringir el movimiento de los seres humanos. Los seres humanos  deberíamos ser tan libres como las aves migratorias y los peces.  Probablemente eso jamás ocurrirá. Siempre habrá dictaduras  como las de Corea del Norte, China, Cuba y  todos esos regímenes totalitarios  que le gustan a Silvio Rodríguez, que restringirán la libertad de la gente para entrar y salir de  los desdichados países que tiranizan. Dictaduras que hasta fusilan a quienes tratan de lograr el sueño de encontrar su porvenir del otro lado del mar, como los tres jóvenes cuyos asesinatos Silvio aplaudió. Es un sublime ideal utópico eso de poder viajar a cualquier lugar. Sin embargo,  es una cabronada, un descaro, que a estas alturas Silvio Rodríguez  se baje con que le violaron sus derechos humanos porque no lo dejaron entrar a Estados Unidos, un país donde no nació y en cuyos sucesivos gobierno se ha estado cagando por más de cuarenta años. A la bloguera Yoani Sánchez no la dejan salir de Cuba. A la Doctora Hilda Molina no la dejan viajar a la Argentina para reunirse con su madre y su hijo y conocer a sus nietos. Y yo no sé si la Doctora Molina fue cómplice del régimen hasta que le pisaron los callos o si es verdad que se arrepintió de haber sido parte del sistema opresivo que hay en Cuba. Pero el hecho es que, como hija, madre y abuela, tiene derecho de viajar a Buenos Aires para ver a los suyos. El mismo derecho que tiene Silvio Rodríguez de viajar a París, que es donde pidió la visa en la embajada de Estados Unidos para venir a este país a participar en el concierto en honor de Pete Seeger.

Al joven actor cubano residente en Miami Vladimir Escudero el régimen de Cuba le prohibió regresar a su propio país con el cadáver de su esposa, que murió repentinamente. Lo único que quería Vladimir era entregar el cuerpo a los padres de la muchacha. Y los genízaros de la Sección de Intereses de Cuba en Washington le negaron el permiso. Estoy seguro que ni Silvio Rodríguez ni Pablo Milanés dirán dada de eso, de lo cual indudablemente están enterados.

Que se vaya Silvio Rodríguez al mismísimo carajo con su lamento. Y no me vengan con el cuento de que es un artista comprometido, un obrero de la cultura, un espíritu libre. Gorki Aguila, reprimido, llevado a juicio y encarcelado por acusaciones falsas, sí es un artista comprometido con la verdad, un obrero de la cultura y un espíritu libre. Gorki denuncia las injusticias en el país en que vive, perpetradas por la dictadura que sufre su pueblo. SIlvio se la ha pasado cantando contra los Somozas y los Pinochets del mundo. Los dictadores del otro lado del mar. Es una suerte de Capitán Araña de la canción protesta. Gorki arremete contra la única familia y el único partido que ha ejercido un poder absoluto y tiránico por cincuenta años en su país , del cual no lo dejan entrar y salir libremente. Que defienda SIlvio Rodríguez el derecho de los cubanos de entrar y salir libremente del país donde nacimos, sin pedir visas ni permisos, antes de lloriquear porque no le permitieron visitar ul país en que no nació no vive  y  cuyo sistema de gobierno dice odiar.

Nadie niega el talento de Silvio. Yo lo reconozco. Pero reconozco también su dosis excesiva de hipocrecía, oportunismo e hijeputada. Compone muy bien, Silvio. Pero " Ojalá" que su "Unicornio Azul" le meta el cuerno por donde más le duela.

05/05/2009 09:13. ricardobrown #. sin tema

EL PADRE ALBERTO (6 de mayo 09)

 

Tengo razones muy personales para estar agradecido del Padre Alberto. Ha sido muy amigo, y amigo de mis hijos, en momentos difíciles. Ahora es a Alberto a quien le toca atravesar un momento difícil. Escribo sin haber hablado con él desde que estalló el escándalo de sus fotos con una mujer en la playa. No sé cuando volveré a conversar con Alberto. Pero quisiera que sepa que más allá de ser incapaz de juzgarlo, lo quiero, lo admiro y, -lo reitero-, le estaré agradecido eternamente  por la manera bondadosa que siempre se ha comportado conmigo y con mucha gente que yo quiero.

Yo nací en una familia Católica Romana. Me bautizaron, hice la primera comunión y fui confirmado. Mis hijos nacieron de un matrimonio por la Iglesia. Tengo un profundo amor y respeto  por la Iglesia. Pienso que ha hecho mucho más bien que el mal que se le atribuye. Ha vacunado y educado más niños y jóvenes, ha curado más enfermos, ha cuidado más ancianos que cualquier otra institución en estos últimos dos mil años.

Por otra parte, amo la estética católica. Los vitrales, el altar, las figuras religiosas, el incienso, la elegancia y la majestuosidad del rito, la belleza de su lenguaje y de su música sacra.  Aunque tengo mucho de rebeldía en mi sangre y carácter, amo la tradición y el simbolismo de la Iglesia. Lo más conmovedor, lo mejor escrito y más profundo por su sencillez, lo más cristalinamente poético que he leido en toda mi vida es el Sermón de la Montaña de Jesús.

Admiro a los grandes intelectuales de la Iglesia.. He leído mucho a San Agustín y  Santo Tomás de Aquino. Thomas Merton es uno de mis ídolos, como escritor y filósofo. La Montaña de Siete Pisos es uno de mis libros de cabecera,

Creo. Tengo una fe sencilla y no tengo reparo en decirlo. Me siento cercano  a San Francisco de Asís, San Judas Tadeo, San Martín de Porres y San Antonio de Padua. Amo a la Virgen de la Caridad del Cobre y la Virgen de Guadalupe. Y, aunque no haya pruebas históricas de que existió, rezo a Santa Bárbara y duermo junto a una figura de la santa de los rayos  que perteneció a una de mis bisabuelas.

Adoro la misa católica. Desde niño, siempre me ha parecido un bello espectáculo, aunque pasa domingo tras domingo y no voy a misa. No cumplo. No he sido un buen católico. No soy un buen cristiano. Trato de vivir de una manera ética, de ser lo más justo, generoso de espíritu y honesto posible. Pero soy muy imperfecto. Me dejo llevar mucho por la soberbia. Soy débil ante muchas tentaciones. Peco mucho de acción y pensamiento.

Por lo tanto, no me considero con la moral para juzgar a Alberto por lo que hizo ni tampoco a la Iglesia por las medidas que ha tomado contra él. Alberto envío una carta a sus amigos pidiendo perdón por sus acciones. Yo considero que no tengo nada que perdonarle. No cometió ofensa contra mi. Yo solo lo veo como un amigo a quien quiero. Tal vez haya faltado como sacerdote. No sé. Deber ser muy difícil eso de ser célibe. Pero yo veo a Alberto como un cristiano ejemplar, bondadoso y solidario.

Yo soy demasiado simplista para siquiera comenzar a pensar o discutir teología o dogma. Mi fe es sencilla. Veo a Dios como un amigo. Pienso que la amistad, el cariño, la gratitud, la solidaridad, la comprensión son parte de la espiritualidad, de la esencia ética de la creencia religiosa.

Yo me siento amigo de la Iglesia y me siento amigo de Alberto. La Iglesia es imperfecta. La Iglesia ha cometido errores. Ahí está la Inquisición. Ahí está la persecución de Galileo. Ahí está el criminal encubrimiento de curas que han abusado de niños. Ahí está la Iglesia del silencio en mi país, Cuba, una Iglesia que no denuncia las injusticias y violaciones de derechos humanos que comete la dictadura castrista y que vira sus espaldas a los disidentes y los presos de conciencia.  Pero, para mi, eso no define a la Iglesia. La define todo el bien que ha hecho. La sigo respetando.

Yo no sé porque he escrito todo esto. En el Sermón de la Montaña, Jesús dice que debemos orar a solas, que no debemos hacer alarde de nuestra fe. Y aquí yo he sermoneado.  Me da más que un poco de pena  Pero lo voy a colocar  en el blog. Me salió del alma y escribí en un “stream of  consciousness.”

Yo soy muy indiciplinado en lo que digo y escribo. No manejo bien las ideas ni las palabras. Tal vez lo único que quise decir es que no se puede ser ético sin ser amigo de los amigos en buenas y malas y Alberto es mi amigo. Y  que no creo que Dios, que estoy convencido  es amigo de sus amigos, se enoje porque se enamoren un hombre y una mujer que no tienen otra pareja.

 

06/05/2009 07:00. ricardobrown #. sin tema

Usted tiene la culpa, Presidente Calderón. Deje ya de lloriquear como una magdalena. (7 de mayo/09)

 

Me tienen jodido el Presidente Felipe Calderón y su canciller, cuyo nombre no recuerdo y no me interesa rastrear en Google en este momento.

Es verdad que es una cabronada de la chingada eso de que estén aislando a los mexicanos cuando llegan a países extranjeros por la histeria sobre la gripe porcina.

Estoy de acuerdo en que fue una terrible hijeputada que  a Ana Bárbara, una cantante grupera mexicana (creo que se llama así, tampoco la voy a buscar en Google) la sacaron junto a un montón de sus compatriotas de un crucero cuando el barco hizo escala en Singapur.

Me solidarizo con todos esos mexicanos que han sufrido esos atropellos.

Pero que no joda Calderón.

Su gobierno, y el gobierno del DF, bajo el mando del Alcalde no se quien, fueron los que formaron toda la histeria de cerrar escuelas, restaurantes, salir en cámara con las máscaras esas que les cubrían el hocico, prohibiéndole a la gente vender y comer tacos en las calles.

¿Qué esperaban que hicieran otros países?

Ahora están como una viejas sufridas, como unas drama queens, lloriqueando y quejándose ante las cámaras para que todo el mundo piense que son los grandes defensores de la dignidad del pueblo.

Pendejos.

 

 

07/05/2009 09:42. ricardobrown #. sin tema

I love you, Miami (8 de mayo/09)

 

Siento alivio porque no le dio un ataque cardíaco o sufrió una fractura de la cadera o un brazo el señor que se vio involucrado ayer en un altercado durante la manifestación a favor del Padre Alberto Cutié frente la Iglesia San Francisco de Sales en Miami Beach.

No está bien que empujaran al señor porque estaba diciendo que él no estaba de acuerdo con la manifestación y que apoya el celibato y todo lo demás que dijo.

Ahora, ¿no fue un poco imprudente en aparecerse allí y enfrentar a un grupo bastante grande y enardecido?

Creo en la libertad de expresión. La entiendo de esta forma, al menos como existe en este país, que es donde vivo desde hace mucho tiempo: El gobierno no tiene derecho a coartar la libertad de expresión. EL GOBIERNO.

O sea, ni el Presidente Obama ni el Gobernador Charlie Crist tienen potestad para meterse en la Internet y sacar este blog de la red.

Ahora, nadie,  tiene la obligación de leerme o escucharme ni mucho menos de estar de acuerdo conmigo.

Me parece que hay una diferencia entre la libertad de expresión como derecho legal y la tolerancia que tienen o no las personas.

Yo pienso que uno debe ser lo más tolerante posible. No creo –repito- que es correcto arremeter contra un anciano porque dice cosas frente a un grupo de personas que no están de acuerdo con lo que está expresando.

Ahora, -me pregunto de nuevo ¿no fue demasiado audaz el señor en  ir a esa manifestación a enfrentar a esa gente? No sé si es que  el señor es extremadamente valiente. Yo, francamente, no lo soy.

Si yo me entero de que hay una manifestación en que va a haber mucha gente que tiene unas ideas muy fuertes totalmente opuestas a las mías, y van a estar allí con letreros y coreando consignas,  mi reacción  es esta: No voy a ese lugar a discutir con los manifestantes. No me parece que ese sería un buen foro para enfrentar nuestras ideas opuestas. Pienso que esa gente, como está en grupo (o pandilla, si se quiere), va a estar enardecida y posiblemente reaccione de una forma agresiva a lo que yo diga. Simple y sencillamente, reconozco que ellos tienen el derecho a estar allí manifestándose y prefiero no meterme en una bronca en ese momento. Opto por expresar mi opinión en otra ocasión, en otro lugar, en otro foro.

Pero ese soy yo. A lo mejor es que soy un pusilánime. O a lo mejor no. Pensándolo bien, a veces me he metido en líos por expresar ideas que hubiera sido mejor callar. Pensándolo bien, a lo mejor lo que me parece es que lo que sucedió   ayer fue más que todo un divertido  espectáculo. Algo así como un concierto de rock o una danza al aire libre. Una obra de arte público como aquella vez que el rumano Christo cubrió de rozado los islotes en la Bahía Biscayne. Todas esas imágenes en la televisión de gente dando gritos y gesticulando exagerádamente eran actores en una obra. . Quizá lo que quiero decir es que es preferible discutir las ideas de una forma racional. Y yo no pienso que si uno va a una manifestación de gente enardecida a enfrentarle, lo que va a ocurrir sea una discusión racional. Sobre todo si uno va solo. Sobre todo si hay cámaras de televisión. Lo que casi siempre sucede es una bronca a gritos y empujones en que sale perdiendo el llanero solitario que fue allí a discutir contra los manifestantes.

Hay lugares, momentos y países donde no queda otro remedio que apoderarse de un pedazo de espacio y tiempo y ejercer el derecho a expresar la opinión, asumiendo las consecuencias, que suelen ser terribles.  Pienso en Cuba, donde la dictadura comunista reprime a los opositores y disidentes.

Yo admiro a las Damas de Blanco que salen a las calles habaneras a protestar, pacíficamente, sin mucho alarde,  y casi siempre son reprimidas por las turbas de chusmas y delincuentes que organiza la dictadura. Me parece que en Cuba sí es evidente que no hay libertad de expresión. Allí no hay prensa libre. Allí solo se puede escuchar la voz del Partido Comunista y de los viejos degenerados y totalitarios que lo dirigen. Mientras que en Estados Unidos la Constitución garantiza que EL GOBIERNO no reprimirá la libertad de expresión, en Cuba y otros países totalitarios, el sistema de opresión, que siempre está codificado, garantiza que la dictadura reprimirá esa libertad. Y es admirable que haya gente como las Damas de Blanco y otros grupos e individuos que salgan a las calles a desafiar a ese sistema de opresión, sobre todo cuando saben que probablemente irán presos o una turba de salvajes les caerá a golpes.

Pero regresando a lo ocurrido ayer en Miami Beach,  pienso esto: Los manifestantes a favor del Padre Alberto tenían derecho de haber llevado a cabo su marcha. El señor tenía derecho de ir allí y expresarse contra ellos. Y, que sepa yo, EL GOBIERNO, (en este caso la policía de Miami Beach) no se lo prohibió. Pero era inevitable que se iba a buscar tremenda bronca con los manifestantes. Hubiera sido preferible que los manifestantes no le hubieran gritado ni empujado. Pero así es la gente en cualquier lugar del mundo cuando está en grupo en una manifestación de protesta. Se caldean los ánimos. Siempre hay alguien que quiere mostrar que es más apasionado que los demás. Eso fue lo que pasó con el señor de 81 años que le pegó un empujón al otro señor que se metió en la bronca, que tiene 69.  Imagínense ustedes, “Que cosa más grande la vida,” como diría Trespatines. Una bronca entre señores de tan avanzada edad.

Yo no creo que lo ocurrido ayer contribuya mucho a una seria discusión sobre el celibato de los curas ni sobre si hay libertad de expresión en el Sur de la Florida.

La gente expresó su libertad de expresión, incluyendo el señor que sufrió el empujón. La policía no se lo llevó preso. Lo protegió. El Señor habló ante las cámaras de televisión y la radio y salió en los periódicos, que es probablemente lo que buscaba.

Lo que ocurrió fue muy buen teatro callejero que es algo que hacemos muy bien en Miami. Fue una gran obra artística y hay que felicitar a todos los participantes, a todos los protagonistas. El arte es la más pura expresión de las ideas.

Yo me alegro que no hubo heridos ni presos.

 

08/05/2009 09:12. ricardobrown #. sin tema

Una crítica venenosa de algunos noticieros de la televisión en español. (9 de mayo/09)

Dicen que soy periodista. Pero yo no conozco nada de este oficio que vengo ejerciendo desde hace una eternidad. No voy a decir exactamente cuanto tiempo para no revelar lo viejo que me estoy poniendo. Pero es un montón de años.

Me he ganado algunos cuantos premios por mi trabajo. Cuando era muy joven me dieron uno de los más prestigiosos premios en el país por el primer documental que realice. Me pareció sensacional en aquel momento  que me reconocieran. Yo era idealista e inocente entonces. Pero los años lo convierten a uno en una persona muy cínica. Desde hace tiempo, los premios periodísticos me dan una mezcla de asco y risa.  Me han otorgado otros galardones, entre ellos varios Emmy. No guardo ninguno. Los regalé, los perdí, los eché a la basura, Un día decidí que esos premios eran una porquería. Me parecían ridículas las ceremonias de presentación. No soportaba las imbecilidades que decía la gente cuando iba al micrófono a recibir el premio y daba gracias a su mamá, su esposa, la nana que los crío y el sabio y generoso jefe que les dio la gran oportunidad de la vida. Yo conocía a mucha de esa gente que recibía los premios. Y conocía su trabajo. Me parecía que su trabajo era mediocre. Y sabía que esas personas eran brutas y vanidosas. Además tampoco estaba muy satisfecho de la calidad de mi trabajo. Quizá llegué a la conclusión de que el más bruto y vanidoso de todos era yo. Pensé que no merecía ser nominado para ningún premio ni mucho menos recibirlo. Deje de someter mi trabajo para premios.

No sé porque me desvié y comencé a hablar (esto es como una conversación a solas) de los premios. Les cuento que yo escribo estas cosas espontáneamente. Me siento frente al laptop y comienzo a teclear en un “stream of consciousness." Me entretiene. Pero escribo mucha basura.  Quizá me deberían dar un premio. Pero bueno, lo que quería decir originalmente es que anoche, por cuestiones de trabajo,  tuve que ver algo de las noticias en la televisión en español. Hubo algunas cosas interesantes. Pero en general, lo demás era repugnante.

Vi a gente estúpida que nunca ha leído un periódico ni mucho menos un libro de historia poner cara de inteligencia cuando decía en voz alta cosas que les había escrito  alguien sobre la epidemia de gripe porcina o la crisis económica. Apareció  en pantalla una de las personas más egoístas, trepadores e hijeputas que he conocido, haciendo  muecas (eran eso, muecas) cuando trataba de expresar su amor y solidaridad con los inmigrantes ilegales, los niños desvalidos y las ancianas artríticas. Y que paternalismo en todo. Una actitud de que los televidentes, que en este caso son los hispanos de Estados Unidos, son unas pobres víctimas, vapuleadas por un sistema cruel y que hay que defenderlos y protegerlos. Y claro, quienes han sido escogidos por el destino para defenderlos son ellos,  los cabrones hipócritas  que se presentan en pantalla haciendo muecas (les juro que eran muecas) y hablando  cursilerías espantosas. Que derroche de babosería, tinte de pelo mal aplicado, “bad Botox, “ y mediocridad. ¿Dónde carajos fue a parar aquello que se llamaba periodismo?

Pero bueno, no me hagan caso. Al principio dije que no conozco nada de este oficio a pesar del tiempo que llevo ejerciéndolo. You can’t argue with success. Toda esa gente es exitosa, aunque algunos no tanto como los otros. Y ya lo he confesado  muchas veces. Yo soy un tipo cínico, malo, amargado y resentido.

 

09/05/2009 10:04. ricardobrown #. sin tema

Más sobre el Padre Alberto. Y un par de zarpazos a Telemundo y Univisión. (10 de mayo/09)

 

Vi los pedazos de la entrevista que le hizo Teresa Rodríguez al Padre Alberto que pasaron por algunos de los programas de Univisión el viernes. No pienso ver la entrevista completa cuando la transmitan el martes. Estaré trabajando. Pero he aquí algunas impresiones sobre lo poco  que vi.

No me sorprendió que el Padre Alberto le diera  la entrevista a Univisión. El Padre Alberto sabe que Univisión tiene muchísimo más público que Telemundo. Y de todas maneras, probablemente está molesto aún porque Telemundo le canceló su programa hace años. Yo pienso que a Alberto le cayó muy mal cuando Telemundo lo fue echando a un lado para promocionar a Laura Bozzo. Si, yo sé que se supone que los cristianos perdonen y que Alberto es (o era) un sacerdote. Pero él mismo ha confesado que es un hombre y no un santo. Y los hombres no solo se enamora, como le pasó a Alberto. A veces también pasan cuentas por ofensas que han sufrido, aunque transcurran  años. Los ingleses dicen que la venganza es un plato que se sirve frío. Y yo creo, que entre muchas otras cosas, Alberto aprovechó la oportunidad para devolverle el desaire a Telemundo. ¿Y saben qué?  Yo me alegro. Yo no le tengo ningún cariño a Univisión ni a Telemundo. Me parece que la programación de ambas es pésima y que abunda, tanto en una cadena como la otra,  la gente bruta, inculta, mediocre, hipócrita , trepadora y torcida.  Pienso también que tanto Univisión como Telemundo discriminan en sus prácticas de empleo y su programación a los latinos que no son mexicanos. Y ya que estoy en eso, agrego que esa discriminación es hasta hipócrita, porque me consta que mucha de la gente no mexicana en posiciones de importancia en esas dos cadenas, gente en el aire y en trabajos ejecutivos detrás de las cámaras, desprecia a los mexicanos y no tiene el más mínimo conocimiento ni interés en México, su importante historia, su rica cultura y su gente laboriosa y talentosa. Hay mucha gente en Univisión y Telemundo que no sabe ni le interesa saber quienes son  el Padre Hidalgo, Amado Nervo, Pedro Infante ni Agustín Lara. Esa gente, en el aire y en posiciones ejecutivas, piensa que la forma de captar al público mexicano es proyectándolo como un pobre rebaño de  víctimas y proyectándose ellos como los defensores de esas pobres víctimas.  Es más, ahora que lo pienso, parte de la gran popularidad de Alberto como comunicador es que siempre trató al público televidente como gente inteligente, sin la babosa actitud lastimera de muchos de los llamados “talentos” y ejecutivos de Telemundo y Univisión. Pero, bueno en este caso me alegra que el Padre Alberto optó por dar su primera entrevista en español sobre el escándalo a Univisión, que tiene mucho más sintonía que Telemundo. Se lo buscó Telemundo por haberlo maltratado, aunque Univisión no se queda atrás en eso de maltratar a los empleados de quienes se deshace. Pregúntenle a Fernando Arau y Enrique Gratas.

Sobre los otros canales de televisión en español en Miami, give me a break. De seguro ni le pasó por la cabeza a Alberto hablar con uno de ellos. Simple y sencillamente no tienen el alcance fuera de Miami que tiene Univisión y que casi tiene Telemundo.

Pero volviendo al tema original, me llamó mucho la atención que el Padre Alberto acudió a la entrevista con su vestimenta de sacerdote. Yo jamás pensé que vería a un cura decir en cámara que está enamorado de una mujer. No es una crítica. Es que la verdad es que nunca me imaginé que eso sería posible.

El Padre Alberto emprendió un camino sin regreso. Con esa entrevista, acabó de romper con la Iglesia Católica. Yo pienso que Alberto probablemente ingrese en la Iglesia Episcopal, que no se mete en la vida sexual de sus clérigos. Sé que Alberto es amigo del Obispo Leo Frade, de la Diócesis Episcopal de Miami. Están en conversaciones.

No sé si este escándalo verdaderamente tendrá un impacto profundo y duradero en el debate sobre el celibato de los curas. Respeto a toda esa gente que ha llevado a cabo manifestaciones frente a la Iglesia San Francisco de Sales en apoyo a Alberto. Están haciendo uso de su derecho a la libre expresión. Pero lamento decirles que no creo que la Iglesia les vaya a hacer mucho caso. Que se olviden de que Alberto volverá a ser el párroco de San Francisco de Sales ni Director de Radio Paz. Ni la Iglesia ni Alberto lo quieren. La entrevista que le dio a Univisión marca el divorcio entre Alberto y la Iglesia.

Por último reitero lo que dijé ya. Respeto a la Iglesia. Respeto a Alberto.

No veo contradicción.

 

10/05/2009 13:11. ricardobrown #. sin tema

EL PADRE ALBERTO EN CBS (11 de mayo/09)

 

Acabo de ver la entrevista en vivo que le hizo Maggie Rodríguez al Padre Alberto Cutié en el programa matutino de la cadena de televisión Cbs. La entrevista, por supuesto, fue en inglés.

Me pareció una buena entrevista.

El Padre Alberto no vistió de cura. Tenía puesto un traje negro, con una camisa blanca, abierta al cuello.  Me pareció que Alberto respondió a las preguntas, todas muy buenas, en un tono más humilde y reflexivo que la imagen que proyectó en los fragmentos de la entrevista grabada que hizo la semana pasada con Teresa Rodríguez y que fueron presentados en algunos programas de Univisión el viernes. Criticaron mucho a Alberto por acudir a esa entrevista con su vestimenta de cura.

Alberto dijo en la entrevista de hoy  que no se opone al celibato, pero que esa debe ser una opción y no una obligación sacredotal.  Reveló que desde hace tiempo venía luchando contra la tentación de romper el celibato y que había recibido ayuda en esto de otros sacerdotes. Dijo que en los 22 años desde que entró en un seminario jamás tuvo una relación sexual con una mujer, hasta ahora. . Según Alberto, la relación con su novia comenzó hace unos dos años.

Maggie le preguntó en que estaba pensando en el momento en que fue a una playa pública con esta mujer sin prever que sería visto por gente que lo conoce. Me pareció buena la forma en que Maggie le hizo la pregunta. Fue, más o menos, algo así: ¿Usted no pensó que tal vez estaría allí alguna familia que va a su iglesia?  Alberto dijo que el día que fue a la playa casi no había gente allí,  ya que hacía mucho frío. Dijo que ahora que lo ha pensado bien fue un gran error. Insistió en  que fue delatado por un salvavidas que trabaja con los paparazzi.

Claro que Maggie debió haber dado seguimiento a esa respuesta. Hay fotos también de Alberto y su novia en un popular restaurante de South Beach ¿Estaría vacio ese restaurante la vez que fueron Alberto y su novia? Me imagino que Alberto hubiera contestado que en el restaurante no se comportaron de una forma tan  llamativa, y no se dieron besos y caricias. Mucha gente amiga de Alberto, entre ellos yo, no acaba de entender como es que se exhibió  en público con su novia en una playa.

En esta entrevista, Alberto no descartó permanecer en el sacerdocio. Dijo que está enamorado de su novia, pero que no ha decidido que hacer. Maggie le preguntó lo que piensa ella. Alberto respondió: ¿Has conocido tú una sola mujer que no se quiera casar con el hombre a quien ama?

En algunos sitios de Internet  en inglés en que se debate sobre la ética periodística leí críticas al hecho de que Maggie fuera a hacer la entrevista, ya que ella y Alberto se conocen. Francamente, no le vi mucha lógica a esos comentarios. Casi todos los periodistas famosos que trabajan en Washington son amigos de los políticos que entrevistan. ¿Se le debe impedir a George Stephanopoulos que entreviste a Bill y  Hillary Clinton porque no solo los conoce sino que ó para ellos? Los ha entrevistado muchas veces en Abc y lo ha hecho bien.

Pienso que Maggie Rodríguez lo hizo muy bien con Alberto. Le hizo buenas preguntas, fuertes, pero en todo cordial. Le dio seguimiento a casi todas las respuestas. Ni arrinconó a Alberto para lucirse ella, ni lo trató con guantes de seda.

 

 

11/05/2009 08:16. ricardobrown #. sin tema

Que no siga jodiendo Silvio Rodríguez (12 de mayo0/9)

 

Silvio Rodríguez dice ahora que sí está en contra de que el régimen castrista niegue la libre entrada y salida de los cubanos en su propio país.

¿Really?

¿Y porqué nunca planteaste eso en la Asamblea Nacional del Poder Popular, Silvio?

¿Y porqué no escribiste una canción para denunciar esa violación de los derechos humanos? ¿No eres tú un cantante de protesta? ¿O es que nada más protestas en contra de las injusticias que ocurren en otros países? Hubieras podido escribir una de esas letras tan poéticas y a veces cursis  tuyas.  Algo así como “no dejan volar libres a las gaviotas  que están encerradas en jaulas de oro.”

Dices esto ahora, Silvio, porque te señalaron la contradicción de que mientras te quejas de que no te dieron una visa para viajar a Estados Unidos a la fiesta de cumpleaños de Pete Seeger, apoyas a un régimen que exige a tus compatriotas permisos de entrada y salida de Cuba.

Tú, Silvio, no eres un simple cubano de a pie, sin influencia. Ni siquiera eres un cantante cualquiera. Por mucho tiempo fuiste miembro del llamado parlamento cubano. Y, que sepa yo, jamás abriste la boca allí para quejarte de cómo el régimen castrista no permite a los cubanos entrar ni salir libremente de su propio país. Es más, no tengo conocimiento de que te hayas quejado de nada que hagan los Castro y los demás viejos gangsteriles que tienen poder en Cuba. Que sepa yo, hasta firmaste una carta apoyando que fusilaran a aquellos tres infelices jóvenes negros que trataron de apoderarse de una lancha para huir de Cuba. Esos muchachos querían salir de su país, Silvio, porque aquello es un infierno. No mataron ni hirieron a nadie cuando se apoderaron de aquella lancha. Pero los asesinaron en un dos por tres, en un proceso judicial  monstruoso, sin derecho a una verdadera defensa, sin derecho a apelar. Y tú estuviste de acuerdo con que los asesinaran porque querían salir de un país donde se pasa hambre y donde es tan terrible la opresión  que hay que pedir perrmiso para irse. Esos jóvenes apenas comenzaban a vivir. Tú, SIlvio, que has gozado de una vida plena, viajando por todo el mundo y pudiendo regresar a tu país, tú, que tienes ya más de sesenta años estuviste de acuerdo con esa monstruosidad. Y ahora te quejas porque no te dejaron entrar a un país donde no naciste. 

A mi no me molesta que tú puedas viajar por todo el mundo. Todos los seres humanos deben tener ese derecho. En tu caso, eres un cantante y compositor de mucha fama y los artistas como tú, en cualquier país del planeta , suelen tener suficiente plata para hacer eso si se costean sus propios gastos. Y tienen suficientes seguidores para que los inviten a presentarse en escenarios en todo el planeta y otros paguen los costos. A mi me da lo mismo que tú cantes junto a Pete Seeger o que vayas a Disney World y te saques una foto junto a un tipo disfrazado de Mickey Mouse. O que si quieres visites el MOMA de Nueva York para pararte frente a la “Noche Estrellada” de Van Gogh e inspirarte para hacer una nueva canción. 

Pero, Silvio, ese debe ser el derecho de todos los seres humanos. Los que tienen plata como tú y los que ahorran centavitos por años para poder viajar. Los artistas famosos como tú y la gente totalmente desconocida,  sin una pizca de talento artistico.

Y si la gente no tiene plata para viajar, ese es su problema. Que lo hagan de polizontes si quieren. Pero ningún gobierno debe exigirles permiso para salir o entrar al país donde nacieron..

A ti te negó la visa Estados Unidos, un país donde no naciste y cuyo sistema de gobierno y  economía detestas. El régimen castrista que tú defiendes le niega la libre entrada y salida del país en que nacieron a tus compatriotas.Y a veces los asesina cuando tratan de irse sin permiso, fusilándolos o hundiendo sus embarcaciones para que se los trague el mar. Hay una diferencia, Silvio.

Tú acabas de decir que el hecho de que te negaron venir a Estados Unidos quiere decir que en ese país aún gobiernan los “brutos.” ¿Y en Cuba, Silvio? ¿Quiénes y que cosa son esos viejos sinvergüenzas que llevan en el poder más de medio siglo?

En Estados Unidos tienen un nuevo presidente joven y negro. En Cuba, un país de mayoría negra y mulata,  están en el poder unos viejos, casi todos blancos, que lo único que han hecho es sembrar miseria y opresión por más de 50 años. Que pena, Silvio, que en vez de protestar  tú has sido parte de esa barbaridad, como cantante oficialista y hasta como miembro de esa falsa legislatura que se llama la Asamblea Nacional del Poder Popular, que lo único que hace es dar el visto bueno a lo que digan los hermanos Castro y los otros ancianos totalitarios que ejercen el poder.

Tú, Silvio, has escrito y cantado algunas  buenas canciones en tu larga vida artística. Pero como artista oficialista y parlamentario castrista  también has cantado la música horrible, desafinada y mentirosa que componen los viejos que mandan en Cuba. Eso no es música de protesta, Silvio. Esos son himnos a los opresores.

 

12/05/2009 10:27. ricardobrown #. sin tema

LOS PEREGINOS Y EL DESPRECIO DE LA MOMIA (13 DE MAYO/09)

Pienso que todos esos presidentes latinoamericanos que han desfilado por La Habana en estas últimas semanas son unos hipócritas. Cada uno de ellos se desvivió por buscar el retrato con Fidel. Cada uno de ellos se desgañitó hablando contra el embargo comercial estadounidense. Cada uno de ellos alabó los supuestos logros de la Revolución en la salud y la educación. Y por supuesto que ninguno dijo ni pío sobre la falta absoluta de libertad que hay en Cuba y sobre el desastre económico  que ha causado la dictadura castrista en ese desdichado país. Son unos cabrones esos presidentes que hicieron el peregrinaje en busca de la foto con la Momia en Jefe. Algunos de ellos hicieron un papelazo.

El presidente de Guatemala, que tiene cara de bobo, se apareció en La Habana con la Orden del Quetzal para condecorar a Fidel. Pero Fidel lo dejó plantado. No lo recibió. Quedó como un pobre pendejo el Presidente Alvaro Colom. Por otro lado, Fidel sí recibió a la Presidenta Michelle Bachelet. Y ella, toda contenta, toda entusiasmada, dijo que vio a Fidel muy lúcido y muy robusto. Y Fidel, que no tiene modales ni caballerosidad y  le importa un bledo la diplomacia, publicó uno de sus mamotretos apoyando a Bolivia en su diferendo con Chile sobre la salida al mar, sin que la Doctora Bachelet se hubiera ido del país. Yo me alegro que la haya hecho quedar mal. Esa señora fue a una Feria de Libros en La Habana en un país donde son censurados algunos de los más prestigiosos escritores de Chile, incluyendo Pablo Neruda.

Fidel también recibió a la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner y se retrató con ella. Y la presidenta argentina se bajó con la misma cantaleta de que brillante y simpático el vejete y que bien se veía con su disfraz de deportista. Que poca vergüenza. Fidel, que sigue mandando en Cuba, ha hecho caso omiso a todas las peticiones del gobierno argentino para que dejen salir de Cuba a la Doctora Hilda Molina para que se reúna con su madre, su hijo, su nuera y sus nietos en Argentina. Esos nietos de la Doctora Molina nacieron en Argentina , pero parece que, como son hijos y nietos de cubanos, para la Presidenta Kirchner no son tan argentinos como otros niños nacidos en ese país. Además, desde hace años, el régimen castrista le debe más de mil millones de dólares a la Argentina, una deuda que no tiene la más mínima intención de pagar. Pero allí fue Doña Cristina  a Punto Cero, donde dicen que vive Fidel, a rendirle pleitesía al viejo que le robó tanta plata a su país. Estoy seguro que desde el primer momento en que contrajo la deuda, Fidel sabía que no podía ni la iba a pagar. Por cierto, que a quien si le paga Fidel por adelantado es a los odiados yanquis, a los imperialistas. No falla el régimen castrista en pagar al CASH por las importaciones del Imperio, pero deja colgado a Argentina, el país de su querido hermano revolucionario, Ernesto Ché Guevara.

Que papelazo, Señora Kirchner.

Pudiera seguir hablando de los demás presidentes que han visitado La Habana en semanas recientes y han hecho estúpidas declaraciones y se han retratado o no con Fidel. Pero en este momento no tengo tiempo ni ganas de mencionar a Leonel Fernández, Rafael Correa, Manuel Zelaya y su sombrero de cowboy, Daniel Ortega, Hugo Chávez o Evo Morales. La verdad es que me está aburriendo el tema. Yo escribo este blog como ejercicio mental, sin ninguna pretensión periodística ni mucho menos. Y ya me cansé. Tengo otras cosas que hacer. Pero no puedo dejar de hablar de uno de los presidentes latinoamericanos más antipáticos de todos. El mexicano Felipe Calderón. Todavía no ha hecho su anunciada visita a Cuba. Y ahora el peregrinaje está en dudas, porque el régimen de La Habana fue el primer gobierno en suspender los vuelos a y desde México como consecuencia de la histeria sobre la gripe porcina. Para colmo, aún antes de que pisara tierra cubana, la prensa cubana publicó unas delirantes “Reflexiones del Compañero Fidel” en que acusa al gobierno mexicano de ocultar el brote de la enfermedad para no perjudicar la visita del Presidente Obama. Así siempre ha sido Fidel. Un tipo arrogante y grosero que no se esconde en ocultar su desprecio por los demás seres humanos. Por eso se inventó el calificativo ese de “gusanos,” para referirse a todos los cubanos que se le oponen. Por cierto, un insulto que le gusta mucho esgrimir a la gentuza en América Latina que apoya a la dictadura castrista. Fidel se cree muy superior a los presidentes latinoamericanos. Los ve como veía a Roberto Robaina, Felipe Pérez Roque, Carlos Lage y a toda esa gente que ha usado por un tiempo y luego ha echado por la borda cuando ya no le eran útiles, acusándolos de ser inmorales, corruptos y traidores. Fidel se hace el que es amigo de Chávez, Evo Morales y Daniel Ortega por razones de estrategia política. Son sus incondicionales aliados ideológicos, aunque estoy seguro que los considera brutos. Y la verdad es que lo son. En el caso de Chávez también está la plata que envía a Cuba el ególatra de Barinas. Pero, si se le presentara la oportunidad, los mandaba a todos al carajo.

Con los demás presidentes latinoamericanos, los más tibios en eso de ser "socialistas del SIglo 21,"  Fidel no siente gran necesidad de ocultarles que piensa que son unos pendejos muy inferiores a él. En el caso de Calderón, yo me alegró de que sea así. Después de tanta zalamería de Calderón con Raúl Castro en las Cumbres del Grupo de Río y el ALBA, Fidel ahora lo humilla.

Se lo buscó Calderón.

13/05/2009 09:01. ricardobrown #. sin tema

LA ENTREVISTA DEL PADRE ALBERTO TUVO UNA SINTONIA DESCOMUNAL. (13 de mayo/09)

No vi la entrevista del Padre Alberto con Teresa Rodríguez en “Aquí Y Ahora” de Univisión anoche. Ya había visto la entrevista en inglés de Alberto con Maggie Rodríguez en Cbs el lunes. Pensé que Alberto no tendría nada nuevo que decir en la entrevista con Teresa, que fue grabada la semana pasada. No creo que me haya perdido nada. Y esta no es una crítica a Teresa. Estoy seguro de que hizo un buen trabajo en la entrevista.

Esta mañana vi los ratings de televisión en Miami. “Aquí Y Ahora” arrasó. Acabó con los demás programas en su horario en los otros canales de televisión. Obviamente, la gente, al menos en Miami, sigue muy interesada en el tema. Y obviamente la entrevista fue buena porque se mantuvo la sintonía hasta el final .

Estoy seguro que Alberto está contento por el alto rating por muchas razones. Una de ellas es que anoche Univisión acabó con Telemundo. Siempre lo hace. Los programas de Univisión sepultan a los de Telemundo, con la excepción de "Caso Cerrado," que, al menos en Miami, acaba con el "Gordo y la Flaca." Pero lo de anoche fue una masacre. Y yo sé que el Padre Alberto nunca se sacó la espinilla aquella de que no se sintió bien tratado por Telemundo cuando le cancelaron su programa en esa cadena.

13/05/2009 09:33. ricardobrown #. sin tema

Me da nauseas el tonito lastimero y paternalista de personas hipócritas de la television en español. (14 de mayo/09)

 

Uno de los síntomas de que me pongo más viejo cada día que pasa es que tengo poca paciencia con las poses, la duplicidad, la hipocresía.

Me cae mal cada vez más que la gente se ponga máscaras y pretenda presentarse ante el mundo como algo que no es.

Soy iracundo por naturaleza. Es un defecto genético. Mi mamá nunca me lo ha dicho, pero estoy seguro de que fui uno de esos bebés insoportables que se  la pasaba en eterno berrinche y no dejaba dormir a su familia, dando gritos toda la noche. Con el avance de los años, se ha profundizado mi tendencia al encabronamiento instantáneo Y como por desgracia me ha tocado trabajar en la televisión en español en EEUU desde 1982, no me queda otra que enojarme con lo que veo en pantalla los pocos instantes en que, haciendo “channel surfing,” me detengo por segundos en uno de los canales que transmiten en español.

Una de las cosas más repugnantes es esa actitud que tienen algunos noticieros nacionales y locales de tratar a los latinos o hispanos -como usted les quiera llamar- como si fueran unas pobres víctimas que serían barridas del mapa si no fuera por esos espíritus generosos y valientes super-héroes de la televisión hispana. Me caen como una patada en donde más duele todos esos reportajes de cómo ayudar a esas pobres víctimas a salvar su situación migratoria en este país, como evitar ser echados de sus casas, o como presentar una queja a no sé que agencia comunitaria si en la escuela un maestro racista castiga a uno de sus hijos porque habló español o lo maltrataron a uno en la sala de emergencia de un hospital.

Yo sé que pasan todas esas cosas. Yo sé que no es fácil la vida de un inmigrante en este país. Yo sé que un noticiero de televisión debe denunciar las injusticias. Mi problema, mi repugnancia, es que esos reportajes que se presentan en la televisión en español  casi siempre están mal hechos. Mal escritos, mal visualizados, mal producidos,  como casi todo lo que se presenta en la televisión en español de este país.  Y la intención que motiva a asignar y presentar esos reportajes jamás es ayudar a la gente. Se hacen estos reportajes para ganar ratings. A veces esto funciona, y a veces no.

Básicamente, yo no tengo ningún problema con que se hagan reportajes para buscar sintonía. Sin “ratings,” los programas se van al carajo. Los cancelan. La gente pierde sus trabajos. Quizá mi objeción es que yo conozco personalmente a alguna de la gente que manda a hacer esos reportajes, y alguna de la gente que sale a la calle a hacerlos, y a otros que los presentan en cámara. Y francamente no la recuerdo como gente de mucha conciencia social o solidaridad con causas justas. Todo lo contrario. Recuerdo a muchos de esos gladiadores defensores de los pobres de la tierra como personas sumamente egoístas, manipuladoras, trepadoras, y con muy poco amor por la humanidad.

Pero ya lo dije. Soy un amargado. Además soy muy injusto porque en la televisión en inglés hacen lo mismo. Presentan muchos de esos “sob stories” en los noticieros. Claro que esos reportajes de la televisión en inglés están mejor hechos y con menos dramatismo barato y sin ese tonito lastimero y paternalista que se ve en ciertas personalidades de la televisión hispana.

El otro día, pasando de canal en canal, vi a alguien echarse un discurso todo cursi e hipócrita, poniendo cara de sufrimiento (o estreñimiento, no estoy seguro) y con una voz en que se trataba de reflejar dolor del alma  (o tal vez de la columna vertebral) hablando de una pobre señora a quien un policía le había dicho cosas terribles cuando le puso una multa por llevarse una señal de luz roja. Según esta solidaria persona de la televisión, la señora era inocente y la estaban hostigando porque es hispana y hay que acabar con ese tipo de abuso.

A mi no me conmovió el discurso. Lo lamento por la señora porque, aunque no sé si se voló la luz roja o es que el policía es un hijo de puta racista, la verdad es que a nadie le gusta que le pongan una multa y para colmo ser insultado por el policía. Pero -¡uf!- la persona esa que narraba y comentaba lo ocurrido es lo peor. Hipócrita, cruel, mala por los cuatro costados. Además de “picúa,” que es una palabra cubana que quizá  tendrán que preguntarle a alguien lo que quiere decir. Creo que quiere decir algo así como "cursi." Pero yo no soy filolólogo. No habló ni escribo bien, por mucho que he tratado por tanto tiempo. Recuerden que yo también trabajo en la televisión hispana de Estados Unidos.

De todas maneras, a mi no me hagan caso si leen estas tonterías que escribo. Ya lo advertí. Soy iracundo. Ya les conté que estoy seguro que fui uno de esos bebitos que se pasaba las noches dando alaridos no más para joder y no dejar dormir a sus papás ni al vecindario. Imagínense en lo que me he convertido con los años.

 

 

 

14/05/2009 09:48. ricardobrown #. sin tema

Quiero ser un puercoespín en una tienda de globos inflados.(15 de mayo/09)

 

En estos últimos días se ha disparado el tráfico en este blog. Son cada vez más las personas que lo leen. No digo esto por alarde. Es que es así. Mucha gente llega acá porque hace una búsqueda en Google sobre el Padre Alberto, sale lo que he escrito sobre el célebre revolcón en la arena, las fotos de paparazzi,  y las entrevistas que le han hecho posteriormente al amigo sacerdote y ¡pun! Se meten en mi blog. Otros llegan a través de Facebook. Otros vienen porque el Google search que hacen es sobre la televisión en español y aparece lo que escribo sobre esos dos templos de cultura, trincheras en la defensa de los desválidos, y faros de orientación y sabiduria que son Telemundo y Univisión (Not).

Yo no pretendo nada con este blog. Lo escribo como ejercicio mental.  Me divierto haciéndolo. Pero alguna gente, sobre todo algunos amigos y amigas, me escriben y me dicen “no te castigues tanto, no te eches tanta tierra encima, no sigas diciendo que eres un amargado.” Yo aprecio mucho a todos esas amistades que se preocupan tanto por mi autoestima. Pero les aseguro que es bastante saludable. Quizá hasta raya en la arrogancia. (Ooops, there I go again!)

A mi siempre me ha encantado la ironía. Y me ha encantado burlarme de mi mismo, quizá para poder burlarme del mundo. Es una cosa muy inglesa, muy gringa, mía. En inglés le dicen “self deprecation.”

Agradezco a todos quienes me leen. Esto comenzó como un ejercicio muy solitario. Fue sugerencia de un buen amigo, José Carvajal, que hasta un día agarró todo lo que escribía acá y me publicó un libro. José y muchos de mis amigos dicen que es un buen libro. Yo no sé cuan bueno sea, pero me cuentan que se rieron mucho y eso me satisface. Por cierto, si quieren comprar “Escrito en Shenandoah”  (así se llama el libro) lo pueden adquir en el sitio de Internet de Isla Books. Es uno de los enlaces de este blog. Lo encontrarán a la derecha de la pantalla.
Pero, antes de seguir desviándome, les cuento que me siento contento de estar acompañado de ustedes. Me dan aliento para seguir con el blog. Y cada día voy a escribir más sobre toda esa gente pomposa que se toma tan en serio en la televisión en español. Y voy a hablar mal de los políticos. Y me voy a burlar de las instituciones.

Yo siempre quise ser un puercoespín en una tienda de globos. Me encanta pinchar los globos inflados que nos han impuesto a los hispanos de este país como modelos para emular.

Pero, por el amor de Dios, amigos y, sobre todo amigas, no me digan más que no me castigue.

Lo hago de relajo. Como casi todo lo que he hecho en mi vida. El relajo tiene su rigor.

 

14/05/2009 23:54. ricardobrown #. sin tema

No tiene nada de malo aprender inglés, sobre todo si se trabaja de periodista en este pais. (16 de mayo/09)

Rechazo el racismo y la xenofobia. Pienso que es necesario que este país adopte una reforma migratoria que conduzca a la legalización de los indocumentados que se encuentran en este país y que han tenido una buena conducta. Quiere decir eso la mayoría de ellos.

Pienso que la inmigración generalmente favorece a los países receptores. Así ha sido en este país a lo largo de su historia. Pero opino también lo siguiente:

Todos los que venimos de otros países debemos de hacer un esfuerzo por aprender inglés, que es el idioma de uso en esta nación. Y sí, ya lo sé, no me lo tienen que recordar. Estados Unidos no tiene un idioma oficial. No lo establecen así las leyes. Pero el idioma en que se comunica  la mayoría de la gente en este país desde hace siglos y en el que funciona esta sociedad es el inglés. Conviene hablar inglés. Hay personas que llegan acá muy viejas y le es difícil aprender un nuevo idioma. Lo entiendo. Hay otras personas que, vamos a decir la verdad, son brutas y apenas hablan su idioma natal, así que es difícil que aprendan una nueva lengua. Y yo comprendo que los brutos también merecen su pedacito de felicidad. Pero la mayoría de los inmigrantes pueden ( y en mi opinión, DEBEN) hacer el esfuerzo por aprender inglés si van a vivir en este país. Les irá mejor. No tienen que renunciar al español, o al portugués, el chino o cualquier otro idioma.

Yo no concibo irme a vivir a Holanda, para dar un ejemplo, sin tratar de aprender holandés. Casi todo los holandeses hablan el inglés como segunda lengua.  Nunca he tenido problemas comunicándome en inglés las veces que he estado en Holanda. Pero caramba, si viviera allí, me la pasaría viendo televisión y cine en  holandés, leyendo libros de autores holandeses, escuchando música cantada en holandés, que sé yo. No renunciaría al español ni al inglés, que son los idiomas que más o menos domino. Pero, por respeto al país que me recibió, haría todo lo humanamente posible –y hasta imposible- por hablar holandés. Y además de eso, aprendería de la historia, la cultura, la música, la literatura, el arte y hasta la cocina de Holanda. No quiere decir que me convertiría en holandés, renunciado a lo que soy. Pero yo no entiendo como uno puede ir a vivir a otro país y no querer tener el mayor conocimiento posible de ese país.

En el caso del periodismo, que es mi oficio, jamás he podido entender a algunos colegas que llegan de otros países y tienen la suerte de conseguir trabajo de inmediato en este giro y reportar sobre lo que acontece acá, y no se esfuerzan por aprender inglés. Conozco gente en este oficio que lleva años acá, gente que asumo es inteligente, y que sin embargo no puede leer el New York Times ni  entender lo que dice Obama en un discurso si no hay traducción simultánea y ni siquiera puede ir al cine para  ver la más reciente película de Scorcese si no ponen los letreritos esos con traducción en la parte baja de la pantala. ¿Cómo se puede estar reportando sobre lo que acontece en Estados Unidos, para un público que vive en Estados Unidos,  si no se habla inglés?

Yo he visto burradas espantosas en los noticieros en español de este país cuando cubren cosas que ocurren acá. Se debe casi siempre a que el periodista no habla bien el inglés, no tiene noción de cómo funciona este país, y posiblemente le importa un carajo. Tiene suerte esa gente porque hubo un tiempo en que había más rigor en los noticieros en español y se les hubiera exigido no solo dominar el castellano sino también tener un conocimiento práctico del inglés.

Yo pienso que un periodista tiene que estar lo mejor informado posible sobre todo el acontecer en su entorno. La política, la economía, la literatura, el cine. Todo. Disto mucho de ser un intelectual. Pero como me tocó este oficio de reportero, siempre he tratado de ejercerlo de la mejor manera posible. Como reportero en medios hispanos, me la paso leyendo periódicos y revistas en español. Y hago todo lo posible por estar al tanto de lo que se hace en español en literatura, cine, teatro, música y hasta pintura y danza, en América Latina y España y entre los latinos que vivimos en Estados Unidos.

Pero, caramba, al igual que no concibo vivir en Holanda sin tratar de aprender holandés, no concibo ser periodista en este país sin poder leer el Miami Herald (en inglés), el Washington Post, el Wall Street Journal, Time, Newsweek, US News and World Report. Me sentiría muy mal, como periodista en este país, si me hiciera falta un traductor para entender lo que dice Obama. Y ni hablar de cómo sufriría siendo un periodista que vive y trabaja en Estados Unidos sin la capacidad de leer a Kurt Vonneguto o ir al teatro a ver una obra de Tennessee Williams en su idioma ni poder hacerle preguntas en inglés a –digamos- el gobernador de la Florida, Charlie Crist.

Cada cual tiene su punto de vista. Pero yo, sinceramente, pienso que es aconsejable  que  si se va a trabajar como periodista en este país –aunque sea para un medio hispano -tratar de aprender inglés, Les cuento que hubo un tiempo en que era un requisito.

Todos lo que ejercemos este oficio de periodista cometemos errores de todo tipo. Yo soy de los que se equivocan mucho. Gracias a Dios que jamás me han despedido por ello. Pero trato de hacer mi trabajo lo mejor posible. Me exijo a mi mismo. Y le exijo a los demás en el sentido de que les dejo de hacer caso si reinciden en cometer errores sobre como funciona la legislatura estatal de la Florida o cual es la diferencia entre Miami y Miami Dade o sobre si algún funcionario es demócrata o republicano. No estoy en posición de corregir a otros colegas ni quiero estarlo. Pero dejo de prestarles atención si me doy cuenta que no piensan que para trabajar de periodista en este país, reportar para un público de acá sobre lo que acontece acá, hay al menos que hacer un esfuerzo para entender inglés.

No creo que eso sea tan difícil para la mayoría de los periodistas hispanos, que suelen ser personas inteligentes. Caramba, miren a Shakira, que no es periodista. Hace años no entendía inglés y ahora lo hablá perfectamente. Yo ni siquiera le noto acento. Quizá no todos tenemos esa capacidad de Shakira para los idiomas. Pero caramba, si uno va a vivir en este país, y sobre todo si va a trabajar de periodista, combiene tratar de aprender inglés.

Pero ese soy yo. What the hell do I know?

 

16/05/2009 10:01. ricardobrown #. sin tema

Los comerciales en la televisión hispana.(17 de mayo/09)

No tengo nada contra los anunciantes. Es más, les estoy muy agradecido. La televisión se nutre de ellos. Sin los anunciantes, no habría televisión comercial.

Pero si por mi fuera, habría más control en la calidad de la publicidad que se pasa por la televisión en español de Estados Unidos, sobre todo en  los canales que no están afiliados a las dos cadenas principales.

No estoy hablando de censura. Si alguna empresa o algún profesional quiere gastarse su plata anunciando sus productos o sus servicios en la televisión, debe tener derecho a hacerlo como quiera, mientras no se atente contra la moral pública o se trate de estafar al consumidor.  Ahora,  los canales de televisión no deberían simple y sencillamente agarrar la plata y pasar la publicidad al aire. No vendría mal aconsejar a esos anunciantes a que no hagan ellos mismos el comercial si verdaderamente no saben lo que están haciendo.

Yo veo comerciales en la televisión hispana que me dan pena y a veces risa. Veo a muchos profesionales ofrecer sus servicios. Estoy seguro que la mayoría de ellos son personas que estudiaron mucho y son capaces en sus disciplinas y conducen su vida profesional de una forma ética. Hay muchos que hacen muy bien su propia publicidad. Convencen, Pero hay algunos que, simple y sencillamente, no son buenos comunicadores. Hablan mal. No proyectan bien en cámara. Los comerciales que presentan ellos mismos no están bien producidos. Me imagino que quizá a algunos de ellos les gusta verse en televisión. O tal vez no tienen presupuesto para pagar a un actor o actríz para que haga el anuncio. Yo verdaderamente no sé. Pero pienso que si yo tuviera productos o servicios que ofrecer trataría que la publicidad fuera de la mejor calidad dentro de mis posibidades.

Y a lo mejor estoy despistado. Quiza a toda esa gente que anuncia sus propios productos o servicios,  sin que el comercial tenga buenos valores de producción, le da excelentes resultados ese tipo de publicidad. A lo mejor hay gente en el público a quien se les despierta el interés por algún producto o servicio cuando ven que lo anuncia alguien que no lee bien el guión (que a veces está mal escrito) , o que no pronuncia bien o dice algún barbarismo, y la producción del comercial es más bien artesanal. A lo mejor eso proyecta sinceridad. ¿Qué sé yo de esas cosas? La publicidad y el marketing no son cosas de las que conozco mucho.

Ahora, tengo que decir esto: Hay mucha  gente que anuncia muy bien sus propios productos o servicios. Pero hay algunos que cuando lo hacen, para mi el efecto es como una de esas burlas irónicas pero cariñosas de Almodóvar, Fellini, Buñuel o Woody Allen.

Uy. Pensándolo bien, el cine de esos tipos es genial. A lo mejor ahí es donde está el gancho de la publicidad televisiva artesanal. Tal vez sí les va muy bien a quienes anuncian sus propios productos y servicios sin preocuparse mucho del “delivery” y la producción.

Ahora que lo pienso, les cuento que  en toda la historia de la televisión hispana de Miami, el comercial más memorable es uno en  que salía un muchacho joven anunciando la mueblería de su papá y gritaba  cosas como: "!Si no te lo vende mi padre, te lo vendo yo!"

Y quien vio aquel comercial en algún momento tiene que recordar cuando aquel joven vociferaba: "!Aquí lo que cuenta es el cash!"

No sé como le fue a aquella tienda de muebles. No he vuelto a ver sus comerciales. Pero jamás me olvidaré de ellos. Nunca compré muebles allí. Pero me gustaban los anuncios.

A lo mejor es que ese tipo de publicidad es la mejor publicidad de todas.

 

 

17/05/2009 10:48. ricardobrown #. sin tema

La vez que censuraron a Celia Cruz (18 de mayo/09)

Hace un montón de años, la Universidad Internacional de la Florida (FIU) otorgó un Doctorado Honoris Causa a la cantante Celia Cruz.  Le fue entregado durante una ceremonia de graduación. Estaba allí el entonces Presidente George Bush, el padre, quien también fue homenajeado por FIU.

Al recibir el galardón, Celia dio el grito aquel que la caracterizó durante su carrera artística: “¡Azuuuca!”

La reportera que cubrió el evento regreso a la redacción de la cadena de televisión hispana donde trabajaba. Montó el reportaje y se lo enseñó a una productora. La reportera incluyó en el reportaje  aquel grito  tan típico de Celia.  La productora se lo mandó a quitar. Dijo que eso era “demasiado cubano,” y que “ofendería” a los mexicanos. A la reportera no le quedó otro remedio que sacar del reportaje el grito de”¡Azuuuca!”

El cuento es real. La reportera ya no trabaja en la televisión. La productora aún es parte de la cadena de televisión. Ambas son cubanas.

Yo no sé de donde sacaron algunas personas en posiciones clave de la televisión hispana de EEUU que los mexicanos odian todo lo que sea cubano. La experiencia mía ha sido que los mexicanos son especialmente abiertos a los demás latinoamericanos, y sobre todo a los cubanos.

Caramba, Beny Moré y Pérez Prado triunfaron en México antes de hacerlo en Cuba.

Yo me conozco a México prácticamente de punta a cabo. Como reportero, conocí  a las comunidades mexico americanas de Estados Unidos en casi todo el territorio de este país. Cuando era muy joven y estuve en el servicio militar, muchos de mis amigos eran mexico americanos. Jamás me encontré con una sola persona mexicana o mexico americana que me hiciera mala cara por ser cubano. Todo lo contrario. Siempre tuve la impresión que, al igual que, cuando yo era niño en Cuba se quería mucho a México, los mexicanos quieren mucho a los cubanos.

Tal vez lo que pasa es que en la televisión hispana de Estados Unidos hay ciertas personas que no son mexicanas y que, como no leen y no son gente de gran  curiosidad intelectual ni sensibilidad,  no saben mucho de México y su pueblo y nunca han querido aprender. Yo conocí a mucha de esa gente. Les aseguro que no tiene la más mínima idea de lo que es la historia de México, su música, su literatura, su arte, su cultura. Es esa gente de clisés baratos que piensa que solo basta con contar el último chisme de Paulina Rubio, Luismi , Gloria Treví o darle otro premio a los Tigres del Norte para satisfacer al público mexicano.

Es la gente que cree que los mexicanos se hubieran ofendido si escuchaban a Celia Cruz gritar “¡Azuuuca!”

Que gente más bruta. Pero ahí está. Mucha de esa gente manda, decide, despide veta e impone sus criterios despistados en la televisión hispana de Estados Unidos . No son mexicanos ni saben mucho de México, pero tienen poder sobre lo que ve un público mayoritariamente mexicano. No son mexicanos y no le dan oportunidad a ningún mexicano a ocupar una posición de verdadero  poder en las empresas en que mandan ellos. Pero discriminan contra otros latinos, pensando erroneamente que con eso sastisfacen a los mexicanos.

Los estadounidenses tienen un refrán que dice: Crime doesn’t pay. El crimen no paga. El crimen no es rentable. La verdad es que no se como se traduciría correctamente y en realidad no viene al caso la traducción.

Pero si pienso que la incultura, la maldad, la traición, la hipocresía, la falsedad, el despotismo, a veces sí son rentables. Al menos en la televisión hispana de Estados Unidos.

 

18/05/2009 10:10. ricardobrown #. sin tema

Cristina Saralegui arrasó con el programa sobre los fotógrafos que pillaron al Padre Alberto con su novia en la playa. (19 de mayo/09)

 

He perdido la cuenta de cuantas personas, sobre todo amigos periodistas, me han dicho que están hartas del escándalo del Padre Alberto y sus aventuras en la playa. “Demasiado morbo. Eso es telebasura. Pan y circo,” me dicen.

Y tal vez tengan toda la razón del mundo. ¿Hasta cuando le pueden sacar jugo algunos medios a este escándalo? Bueno, pues les cuento que queda mucho jugo por esprimir.

Cristina Saralegui arrasó anoche con su programa especial con los paparazzi que pillaron al Padre Alberto. Acabó Cristina con toda la competencia. Le ganó casi tres a uno en Miami a las dos novelas de Telemundo en el espacio de 10 a 11 pm. Y eso que Miami es el mejor mercado de televisión en todo el país para esas dos telenovelas de Telemundo. Ni quiero pensar lo que fue la paliza en Los Angeles, Nueva York, Chicago, Dallas, Houston, etc.

Yo no soy un experto en este tema de los ratings. Pero, después de la masacre del pasado jueves cuando Teresa Rodríguez entrevistó al Padre Alberto y lo que ocurrió anoche con el programa de Cristina y los paparazzi que fotografiaron y filmaron al célebre cura enamorado, pienso lo siguiente:

1. El público televidente hispano de EEUU adora el morbo. They can’t get enough of it.

2. Después de tantos años de competencia, Univisión, para bien o mal, no tiene rival. Pobre Telemundo. Pasó por las manos de Sony y ahora es parte de Nbc , verdaderos gigantes en el mundo del entretenimiento y la televisión, y no acaba de dar pie con bola.

3. Estoy seguro que el Padre Alberto está apenado por todo lo que ocurre. Pero al menos tiene el consuelo de que su embarazosa situación sirve para seguir echando tierra sobre Telemundo, una cadena que lo maltrató mucho cuando lo sacó del aire.

4. He aquí una ironía: Al Padre Alberto lo sacaron del aire en Telemundo para poner el programa de Laura Bozzo, que supuestamente sería la gran competencia de Cristina Saralegui. Pasó el tiempo y Laura Bozzo está fuera del aire. La echaron de Telemundo a ella también. Mientras tanto, Cristina Saralegui sigue en un horario estelar en Univisión y anoche le ha dado una soberana paliza a Telemundo con un programa sobre el Padre Alberto.

5. Lo de arriba prueba que Telemundo está salada, como dicen en Cuba. No pone una. Y quien pasa por allí se contagia de la mala suerte. Dicen que es una maldición porque el edificio horripilante que es sede de Telemundo fue construido sobre un cementerio  de los indios Tequesta, que habitaban la zona de Hialeah antes de la llegada a la Florida de los españoles.  Who knows? Yo casi que lo creo.

6. Estoy seguro que en algún momento veremos al Padre Alberto con su propio programa en Univisión.

7. Y - ¿quién sabe?- a lo mejor el Padre Alberto salva a Univisión de lo que en estos momentos parece ser una disolución o fragmentación por la deuda descomunal que contrajeron sus nuevos dueños cuando la compraron. Algo así como 10 mil millones de dólares. Tiene tremendos ratings, Univisión, pero una deuda que muchos expertos dicen es simple y sencillamente impagable. Quien sabe. Tal vez el Padre Alberto, o el ex Padre Alberto, pueda obrar una suerte de milagro cuando lo contraten en Univisión para su propio “talk show,” o quizá un “magazine.” Y , caramba, a lo mejor hasta presenta un noticiero. Con esos ratings que sacaron los programas de Teresa Rodríguez y Cristina Saralegui hablando con y sobre el apuesto y carismático sacerdote que rompió el voto de celibato, hay que concluir que la gran estrella de la televisión hispana de Estados Unidos se llama Alberto Cutié.

8.  Yo me alegraría ver a Alberto con su propio programa en Univisión. Nunca tuvo una verdadera oportunidad en Telemundo, con eso de la maldición del cementerio de los indios Tequesta.

 

 

 

19/05/2009 09:57. ricardobrown #. sin tema

El karma, la calma, y algunas reglas mafiosas en la televisión en español de EEUU (20 de mayo/09)

¿No se ha dado cuenta usted que en la televisión hispana de Estados Unidos usted nunca verá a alguien que trabaja en Telemundo aparecer de invitado en un programa de Univisión o viceversa?

En la televisión en inglés de este país es muy común que un artista o una personalidad de noticias de una de las cadenas de televisión sea invitado a un programa de entrevistas en otra de las cadenas. Por ejemplo, Jay Leno, de Nbc, entrevista a muchos artistas y hasta periodistas que trabajan en Abc, Cbs, Fox, Cnn, etc. Y con frecuencia vemos en el programa de David Letterman, en Cbs, gente de las otras cadenas de televisión.

Pero en la televisión hispana no es así. Para Telemundo no existe la gente de Univisión, a no ser que esté involucrada en un escándalo. Y de Univisión, ni hablar. Allí hasta excluyen de por vida a los empleados que renuncian. Es como esas dictaduras que si te vas del país no te dejan regresar. Que gente más déspota y mesquina la que manda en esos lugares. Son émulos de Kim Jong Il.

La política de Univisión de que “si te vas jamás vuelves"  se inició con Jerry Perenchio, el ex dueño de la cadena que tenía una filosofía empresarial que incluía las llamadas “rules of the road,” o reglas del camino. Entre esas “rules of the road,” estaba la suerte de ley mafiosa de que si abandonas Univisión estás excluido de por vida.

Perenchio ya se fue de Univisión. La vendió a sobreprecio. Está disfrutando de sus miles de millones de dólares en California. Tremendo negocio que hizo. Dejó a los nuevos dueños colgados con una deuda descomunal de al menos diez mil millones de dólares.

¿Se imaginan ustedes eso? ¡Diez mil millones! No se sabe como los nuevos dueños de Univisión podrán pagar esa cantidad de plata, por mucho rating y mucho ingreso de publicidad que tenga la cadena.

Una de las grandes ironías del negocio de la televisión en español de Estados Unidos es que Telemundo no tiene ratings y a Univisión le sobran. Pero Telemundo está en mejor posición económica porque es parte de Nbc y General Electric, empresas muy poderosas. Univisión, por otro lado, tiene esa masiva deuda y en el 2011 y el 2014 tiene que hacer unos pagos descomunales. El pago del 2014 es algo así como ocho mil millones de dólares. Hay quien piensa que Univisión desaparecerá o se fragmentará.  Hay quien dice que tendrán que venderla pedazo a pedazo. La radio por acá, Telefutura por allá, las estaciones por el otro lado, y así sucesivamente.

Yo pienso que probablemente  Univisión dejará de ser un gran pulpo, pero continuará como una cadena grande pero más pequeña. Y que el dueño principal será Televisa.

No sé que pasará con los “rules of the road” de Perenchio, que han seguido vigentes a pesar del cambio de dueño de Univisión. Si sé que si Emilio Azcárraga The Third llega a Univisión, entrará como Alejandro Magno. Allí van a rodar cabezas. Las cabezas de un montón de “reyecitos criollos” y su cortes reales, que por supuesto incluyen verdugosy verdugas  con verrugas, arlequines y enanos en tamaño (que no tiene nada de malo) y en estatura moral (que si es malo).  Azcárraga The Third lo ha dicho. Me lo contó alguien muy amigo de él.

Además, pienso que será así porque estoy convencido de que el karma existe y funciona bien.

 

20/05/2009 08:35. ricardobrown #. sin tema

XIMENA (21 de mayo/09)

 

Has días agitados. Hoy es uno de esos para mi. Tengo cosas personales que hacer desde temprano. Luego voy al trabajo  No tengo tiempo para escribir. Que pena, porque tengo un chisme que compartir sobre el romance de una personalidad muy famosa (sobre todo en su propia mente) del mundo noticioso (alguien que parece uno de los orangutanes de la película Planet of the Apes,) y una veterinaria también muy conocida (salió en la prensa porque estuvo involucrada en un fraude hipotecario). Será para otro día.

Pero dejo esto acá. Es un video de una joven cantante y compositora mexicana a quien considero una verdadera artista. Se llama Ximena Sariñana. Es talentosa y original y ha tenido muy buena crítica. Ojalá le vaya tan bien como se merece. Haz clic si quieres ver y escuchar.

Ximena Sariñana

5:35 

 

 

21/05/2009 07:30. ricardobrown #. sin tema

UNIVISION VOLVIÓ A SEPULTAR A TELEMUNDO ANOCHE CON LA SAGA DEL PADRE ALBERTO (27 de mayo/09)

 

Anoche, Univisión presentó otro programa especial sobre el Padre Alberto. Esta vez los presentadores fueron El Gordo y La Flaca. Raúl de Molina y Lili Estefan. ¿Y saben qué pasó? Pues que arrasó Univisión. Acabo de ver los ratings.

No vi el programa entero. Vi pedazos. La verdad es que el tema ya cansa. Pero ese soy yo. La realidad es que a la mayoría de la gente, por mucho que diga que no, sí le fascina todo este lío de Alberto y su novia. ¿Y quien se quiere pelear con los televidentes? Hace bien Univisión. La televisión, sobre todo la televisión hispana, es una basura. Le da al público lo que el público pide. Y el público lo que pide es escándalo. 

¿Y Telemundo? Jodida. La verdad es que el Padre Alberto, con su escándalo, le ha cobrado la cuenta a Telemundo, que lo trató tan mal cuando lo sacó del aire.

Dijeron anoche que Alberto y su novia están en Venice, California, en una casa que pertenece a Nelly Galán, que fue quien lo llevó a Telemundo hace años. Ella acabó despedida de Telemundo también. Fue jefa de programación y llegó con todo tipo de ideas renovadoras, pero la sacaron sin mucha ceremonia. Seguro que ella también está muy contenta con eso de que el escándalo le ha dado unos ratings descomunales a Univisión y ha sepultado a Telemundo. Me apuesto cualquier cosa que Nelly, Alberto y su novia están planificando algo. Algo se traen. Algún programa van a hacer para sacar plata. Y lo de joder a Telemundo sería como un delicioso postre después de una suculenta cena.

 

27/05/2009 09:41. ricardobrown #. sin tema

Gente que vale la pena; gente que sobra (28 de mayo /09)

 

SONIA SOTOMAYOR--

Es importante la designación de la Jueza Sonia Sotomayor para uno de los escaños en la Corte Suprema de Justicia. Era hora que una persona hispana, en este caso una destacada jurista de ascendencia puertorriqueña, fuera parte del máximo tribunal de la nación.

En las próximas semanas, el Comité Judicial  del Senado y la prensa hurgarán en todo el historial profesional y hasta personal de la Jueza Sotomayor. Ya hay críticas contra ella de los sectores más conservadores del país. Y no hay que sorprenderse ni mucho menos enojarse. Para eso vivimos en libertad. Es un saludable ejercicio de democracia que las personas que son designadas a altas posiciones, en este caso una que es vitalicia, sean sometidas a este tipo de cuestionamiento.

Pero al final, pienso que el Senado aprobará la designación. Y me parece bien. Es bueno que un personaje  tan importante de la vida pública sea una neoyorican que se crió pobre y huérfana de padre en el Bronx y que se graduó con altos honores de Princeton y Yale y ahora entra a la historia. Me hace sentir bien como latino en Estados Unidos.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

GENTE INDESEABLE--

Yo me alegro muchos cuando  algún latino en este país se destaca en algo. Me encanta Latino América. Su música, su cultura, su cocina, la belleza de sus mujeres. Pienso que, en general, los latinos aportamos mucho a este país.

Pero, ¿saben qué?

Me jode la gente latina que viene a vivir acá e irrespeta las tradiciones de este país. Me joden las pandillas callejeras esas que hay en algunos barrios latinos. Los tipejos esos feos y llenos de tatuajes y con cara de bravos y sus novias con las expresiones de locas enfurecidas y los labios y las uñas pintadas de negro.

Me jode la gente latina que echa basura en la calle. Y no me digan que son solo unos pocos. Yo los veo todo el tiempo. Compran comida en un McDonald’s y echan los papeles de envoltura de esa asquerosa comida en el piso. Me imagino que en sus familias no  hay apego a la higiene.  Pero que aprendan a vivir en civilización.

Me jode toda la gente imbécil esa que se pasa una vida en este país y no hace nada por aprender inglés. Esa gente que vive en un mundillo cerrado y desprecia a los americanos. A mi, por supuesto, me caen mal los americanos que desprecian a los latinos. Pero no soporto tampoco a alguna gente que viene de América Latina, sin que nadie se lo pida, y habla mal de este país y su gente.

Conozco a gente que habla de “su cultura,” de cómo hay que defenderla y otras imbecilidades por el estilo. Y la verdad es que sus respectivos países latinoamericanos tienen una cultura digna de ser defendida, como es el caso de todos los países del mundo. Pero  es que casi siempre  estas personas son incultas, además de mal agradecidas. Son ellas las menos llamadas a representar a la gente de su nacionalidad.

Y ni me hablen de los tramposos esos que vienen a este país y en vez de ponerse a trabajar o estudiar se dedican a la trampa. A estafar el Medicare o a las compañías de seguros o a custodiar cultivos  de marihuana hidropónica  en sus casas. Por mi que los metan presos a todos y una vez que cumplan largas condenas que los deporten.

Que se vayan al carajo.

Yo me identifico y defiendo a la gente latina en Estados Unidos que trabaja duro, que vive decentemente, que insta a sus hijos a estudiar. Es decir, la gran mayoría. Casi todos. Pero no tengo reparo en decir que desprecio a los vagos, los tramposos, los violentos, los sucios, los racistas. Y, aunque son minoría entre nosotros, es bueno expresar nuestro rechazo hacia ellos.

Que se vayan al carajo. There. I said it again.

28/05/2009 09:09. ricardobrown #. sin tema

Ayer le miré a los ojos al Padre Alberto. (29 de mayo/09)

Fui ayer a la rueda de prensa en la Catedral Episcopal de Miami en que el Padre Alberto Cutié anunció que ingresa a esa iglesia. Acudí allí como periodista. Cubrí el evento para Actualidad 1020, la emisora radial en Miami donde trabajo en las tardes en un programa junto a mi amiga Lourdes Ubieta. Pero en estas líneas, voy a hablar como alguien que conoce a Alberto, como un amigo suyo.

No hablé con Alberto. El se limitó a leer una declaración escrita, primero en inglés y después en español. No contestó preguntas del batallón de periodistas que había allí.

En un momento, mientras hablaba el Obispo Episcopal Leo Frade, Alberto me vio entre la multitud. Me miró a los ojos y lentamente movió la cabeza de arriba abajo. Yo hice lo mismo. Se veía tenso. Me pareció que ha aumentado de peso desde la última vez que lo vi en persona, hace ya varios meses. Yo, con mi mirada, quise decirle algo así como :”Este es un momento difícil, Alberto. Pero pasará. No estoy aquí para juzgarte. Nadie tiene derecho a hacerlo. Tu decisión en nada afecta el respeto y afecto que te tengo.”

No sé si con una mirada que dura  fracciones de segundo se puede comunicar eso. Pero escribo esto esta mañana para dejar constancia de que le tengo cariño a Alberto. Ya lo he dicho. En un momento muy difícil para mi y mis hijos, Alberto fue un amigo solidario. Yo nunca olvidaré eso.

Yo soy una de esas personas que nació con el gen de la fe. Creo. Tengo la necesidad de creer que este camino que recorremos desde que nacemos tiene un significado más allá de su comienzo y su final. Más allá del nacer y morir.  Desde muy pequeño, he leido mucho, he  meditado mucho sobre eso. Me he hecho muchas preguntas y quizá donde he encontrado lo que más se aproxima a respuestas ha sido en Kierkegaard, en Pascal, en Krishnamurti, en Bach y en John Coltrane.

No es que sea un intelectual. Todo lo contrario. Soy un tipo de preguntas simples que requiere respuestas sencillas. Y en Kierkegaard encontré que me gusta eso de que la fe es un salto al vacio, me gustó lo de la apuesta de Pascal, y me agradó, o quizá me halagó lo que dice Krishnamurti de que cada uno de nosotros tiene la capacidad de descifrar el gran misterio. Y me refugio en la música de Bach y Coltrane. Los escucho y sé que Dios habla así, con una belleza que es profunda y por serlo es sencilla.

Pero me desvío. Deliro. Y lo único que quiero decir es que la tolerancia, la comprensión, el agradecimiento, la solidaridad son columnas de la ética. Yo sentí todo eso ayer cuando le miré a los ojos a Alberto. Quizá falló como sacerdote católico. Pero eso es asunto de él  y su conciencia.  Yo, como un simple ser humano lleno de defectos y vicios, pero que siempre ha aspirado a vivir de una manera ética, que siempre ha anhelado a ser lo más justo posible, ayer sentí mucho cariño por Alberto cuando le miré a los ojos.

No sé exactamente que quiere decir ser un buen cristiano. No sé si es posible ser un buen cristiano. Yo jamás lo seré. Pero les aseguro esto. En un momento en que le hizo falta solidaridad a mis hijos, Alberto no falló.

Y yo le estoy agradecido para siempre. Y le deseo lo mejor.

 

29/05/2009 08:16. ricardobrown #. sin tema

Chávez, Vargas Llosa y el hijo del comandante que compone canciones espantosas (30 de mayo/09)

 

CHAVEZ SE APENDEJÓ

Estaba claro desde un principio que Hugo Chávez no iba a debatir con Mario Vargas Llosa.

Vargas Llosa lo hubiera hecho trizas. Chávez podrá tener todo el poder dictatorial del mundo. Pero no tiene la cultura, el intelecto, la facilidad de palabras ni la clase y elegancia de Vargas Llosa. Chávez es un bruto que intelectualmente no le llega a los tobillos a Vargas Llosa. Una cosa es dar alaridos y lanzar amenazas y vomitar sapos y culebras  por horas en esos monólogos de Aló Presidente, donde quienes le rodean solo mueven la cabeza de arriba abajo y aplauden como focas, y otra es enfrentarse en un debate a alguien que sí ha leído y tiene dominio de las ideas y elocuencia como Mario Vargas Llosa.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

JUAN JUAN QUIERE SALIR DE CUBA PARA IR AL MÉDICO

El Sr. Juan Juan  Almeida Garcia, (así se llama) un abogado que vive en La Habana, ha formado un escándalo porque el régimen castrista le prohíbe salir del país para viajar a Bélgica, donde tiene que someterse a un tratamiento médico. No es nada sorpresivo que le prohíban  la salida de su  país a un cubano. Cuba es uno de los pocos  países del mundo cuyo gobierno requiere permisos de salida y entrada a sus ciudadanos. Y, por supuesto, casi siempre niega esos permisos.

Lo inusual en el caso del Sr. Almeida García es que él es hijo de uno de los llamados “Comandantes de la Revolución” y uno de los cinco vicepresidentes del Consejo de Estado de Cuba.

Juan Almeida Bosque es una figura más bien decorativa. Es uno de los pocos cubanos negros que supuestamente son parte de la cúpula del poder. La realidad es que,  básicamente, su papel es ir al aeropuerto José Martí a recibir a dignatarios de países africanos que visitan Cuba, como para dar la imagen que en ese país no hay racismo. La verdad del caso es que en un país donde la mayoría de la población es negra y mulata, el régimen está dominado por los comunistas blancos y racistas. Al igual que en los tiempos de apartheid en Africa del Sur, en Cuba mandan los blancos, casi todos hijos o nietos de españoles.

Juan Almeida Bosque ejerce poca influencia política real, pero no deja de ser parte de la casta privilegiada que en Cuba llaman “mayimbes” o “pinchos.” Esa es la gente del gobierno y el Partido Comunista  que vive en las mejores casas, que maneja  (o los manejan sus choferes a ellos) los mejores carros y que puede comer carne de res y langosta. El resto de los cubanos viven en viviendas dilapidadas, andan a pie o en bicicleta  o dependen del desastroso transporte colectivo y tienen que hacer milagros para sobrevivir con las miserables raciones que le corresponden mediante la libreta de abastecimiento.

Pero, bueno, resulta que Almeida Bosque y su hijo Almeida García están peleados, No se hablan desde hace años.  Y Almeida Bosque no ha hecho nada por ayudar al hijo a salir de Cuba.

A mi me da pena el caso de Almeida García. No tengo nada en contra de él porque sea hijo de quien es. Los hijos no tienen la culpa de las cosas malas  que hacen sus padres. Yo no culpo a Almeida García porque su padre sea parte (aunque como figura decorativa) de una dictadura que oprime y mata a los cubanos y que ha destruido la economía del país. Además el Sr. Almeida García no tiene la culpa de que su papá, que se las  da de compositor, haya “escrito” unas horribles canciones que han grabado algunos artistas lamebotas para congraciarse con la dictadura. Boleros, baladas y guarachas espantosas que han obligado a los desdichados cubanos de la isla a escuchar, para  dañar sus oídos y torturarlos sicológicamente. No señor. Vamos a estar claros. El que sirve de figura decorativa para Fidel y Raúl Castro y el que compone horripilantes y cursis boleros, estridentes baladas y las más disonantes guarachas en la historia musical de Cuba es el Comandante Juan Almeida Bosque y no su hijo, el Sr. Juan Juan Almeida García.

Juan Juan Almeida García debe tener el derecho de salir y entrar de Cuba cuantas veces le de su reverenda  gana sin tener que pedirle permiso al régimen de la familia Castro.  Ese debe ser el derecho de todos los cubanos. Pero, con esto dicho, les cuento que hay algunas cosas que me molestan del caso del Sr. Juan Juan  Almeida García.

Resulta ser que la esposa y una hija del Sr. Almeida García están de visita en Miami. Vinieron a estas tierras del imperialismo a visitar a otros parientes que por una razón u otra decidieron irse del paraíso comunista que hay en Cuba. Y cuando trascendió a algunos medios noticiosos miamenses la noticia del caso del Sr. Almeida García, unas personas fueron a un canal de televisión hispano para “ofrecer” una entrevista con la esposa del pobre señor a quien no dejan ir a ver un médico en Bélgica. El problemita es que estas personas pedían -escuchen bien- 150 mil dólares por la entrevista. La gerencia del canal de televisión por supuesto les dijo que “de eso nada, Monada.”  Ese canal de televisión no paga por entrevistas de noticias.  Es, por supuesto, una cuestión ética y probablemente legal.

Pero más allá de eso, yo me pregunto: ¿Y de veras creen que hay tanto interés en una entrevista con la esposa de Juan Juan Almeida García, nuera del Comandante Juan Almeida Bosque? I mean, who gives a crap? ¡Por el amor de Dios! Fuera de Cuba y Miami poca gente sabe ni le interesaría saber nada de Almeida Bosque, sus  composiciones espantosas, su hijo Almeida Garcia,  el médico belga a quien no lo dejan visitar, ni su nuera. ¿150 mil dólares por una entrevista “exclusiva” con la señora de Juan Juan?  Perdónenme, no quiero ofender, ¿pero quien carajos creen que es esa señora?

Y el lío de la entrevista se complicó. Resulta que el canal habló en su noticiero de la “oferta” de 0 mil dólares y una persona que se identificó como hija de Juan Juan llamó por teléfono y amenazó con demandas y con que iba a formar un bochinche. Y yo no sé si esto es trágico o cómico. Parece que esa persona que llamó se cree que en Estados Unidos funciona ese tipo de coacción. Se equivocó de que lado del Estrecho de la Florida estaba

Yo me alegro que el canal de televisión ni pensó comprar la entrevista. Soy cortado a la antigua en estas cosas. No es ético que un noticiero pague por entrevistas. Y por supuesto que haber pagado 0 mil dólares por una entrevista exclusiva con Mrs. Juan Juan hubiera sido demencial.  Les cuento que si fuera ético pagar por una entrevista para un noticiero, tal vez un precio justo por una entrevista exclusiva  con la esposa del Sr. Almeida Garcia sería - digamos-  un dólar con 75 centavos.  Y bueno, se podría llegar hasta dos dólares si se pusieran  duras las negociaciones.

A mi me parece que las personas que estaban tratando de vender la entrevista de la señora de Almeida García se confundieron mucho con todo el revolú de cómo una revista de la farándula y una cadena de televisión pagaron  por las fotos y el video del Padre Alberto y su novia. Que pena tener que decirles que una entrevista “exclusiva” con  Mrs. Juan Juan no es de tanto interés como las imágenes del cura más famoso de Estados Unidos besuqueándose en una playa con su novia. Vamos a decir la verdad. La revista que publicó las fotos se vendió como pan caliente. Y los programas de Univisión que han tenido que ver con el escándalo del Padre Alberto han recibido ratings estratoféricos. Pero, a Mrs. Juan Juan no la conoce nadie.

A mi me causa nerviosismo todo esto de pagar por material noticioso. Pero trato de ser realista. La verdad es que sí se hace.  Los noticieros pagan por videos que toman “freelancers.” Videos de accidentes, por ejemplo. Y los programas de televisión de la farándula  y algunos “talk shows” pagan por entrevistas exclusivas. Pero pagar por una entrevista que va a ser usada en un noticiero es otra cosa. Pienso que ahí sí que se cruza la raya. Yo creo que jamás se justifica pagar por una entrevista en un noticiero. No es ético y quizá es hasta ilegal. Cuando yo comencé en el periodismo de televisión era ilegal. Pero confieso que yo soy  un pobre dinosaurio y la verdad es no me mantengo al tanto de cómo cambia el mundo de las noticias televisivas, porque me dan asco esos cambios. Hace tiempo que me cansé de vomitar y prefiero no enterarme.

Yo me imagino que  las personas que trataron de vender la entrevista con Mrs. Juan Juan llegaron de Cuba no hace mucho y no entienden del todo como funcionan las cosas en Estados Unidos. Tengo entendido que dijeron que les hacen falta los 150 mil dólares para poder sacar al Sr. Almeida García de Cuba. Dudo que podrán vender la entrevista, al menos por ese precio. Quizá algún “talk show” de la televisión en español de Miami se las compre, pero que se olviden de 0 mil dólares.

De todos modos, ojala  que el Sr. Juan Juan Almeida García pueda salir de Cuba para ir a su cita médica en Bruselas.  Ojala  que algún día no muy lejano no exista la dictadura de la cual ha sido cómplice y figura decorativa el Comandante Juan Almeida Bosque y que todos los cubanos podamos salir y entrar del país en que nacimos sin pedirle permiso a nadie. Ojala sean libres todos los cubanos que están presos en la isla por tener ideas distintas a la dictadura.

Ojala, ojala, ojala. Ojala. ¿No es esa una canción de Silvio Rodríguez que en un momento alguien creyó que era crítica del régimen castrista, pero que él lo negó?  Por cierto que Silvio ahora se baja con que piensa que ya deben eliminar en Cuba el permiso para salir y entrar al país. Súbitamente Silvio fue tocado por una una luz divina después de tantos años de silencio cómplice en relación con eso del derecho de libre entrada y salida del país. Y claro que esta declaración de Silvio ha sido en una voz muy suave, muy diplomática, como para no ofender a la familia Castro. Y, of course que Silvio mantiene silencio cómplice sobre la falta de libertad de expresión, y los presos políticos y los fusilamientos, y la miseria que ha sembrado la dictadura en Cuba por su mal manejo de la economía. Y es que Silvio, al igual que Juan Almeida Bosque, es una figura decorativa del régimen. Tienen eso en común, además de componer canciones. La diferencia es que algunas de las canciones de Silvio, las que no tienen contenido político,  se pueden escuchar. Las de Almeida Bosque son insoportables. Quizá por eso es que gran parte de su familia, incluyendo a Juan Juan, se peleó con él. Seguro que Almeida Bosque, como no tiene otra cosa que hacer además de ir al aeropuerto a recibir a los dignatarios africanos, se la pasa cantándole esas atroces canciones a su pobre familia.  ¡Santo Dios, que cosa más monstruosa! Por eso anda mal de salud Juan Juan. 

Y he aquí mi último ojala:

Ojala que Juan Almeida Bosque deje de componer canciones.

 

30/05/2009 12:07. ricardobrown #. sin tema

Me alegró mucho que no ocurrió el debate entre Chávez y Vargas Llosa. (1 de junio/09)

 

Chávez podrá decir todo lo que quiera. Pero le agarró miedo a Mario Vargas Llosa. Chávez es muy valiente cuando está rodeado de sus matones y carga-maletas que aplauden sus idioteces y le ríen sus pujos. Es muy valiente cuando insulta a las mujeres, sobre todo si no están presentes, como hizo con Condoleeza Rice. Es un guapetón de barrio cuando despotrica contra Globovisión en su insufrible Alo, Presidente. Es un experto en insultar a larga distancia. Y después, cuando se enfrenta cara a cara con la persona que insultó, se traga la lengua.

Lo hizo con el Presidente Alvaro Uribe. Habló horrores de Uribe cuando el mandatario colombiano lo sacó como mediador en las negociaciones para liberar a los rehenes en cautiverio de la narco-guerrilla FARC. Luego, cuando se encontró con Uribe en la cumbre de Santo Domingo, no dijo ni pío. Suspiró de alivio cuando el Presidente Leonel Fernández actuó de pacificador.

Ocurrió algo similar en Chile. El Rey de España lo mandó a callar. Y Chávez se hizo el que no lo escuchó. Después habló horrores del Rey, lejos de su presencia, para luego besarle las reales nalgas al soberano español cuando se encontraron en las Baleares.

Chávez se sintió intimidado por Vargas Llosa. Sabía que Vargas Llosa barrería el piso con él. Al igual que no tiene los huevos para insultar de frente, de cara a cara, sabe que tampoco tiene las condiciones de debatir ideas en un marco civilizado. A pesar de la enfermiza egolatría que proyecta, Chávez sabe que es bruto.  No lee libros. Se medio- memoriza alguna que otra frase y la repite –a veces equivocadamente- como una cotorra. Y eso le funciona bien cuando lo hace rodeado de sus acólitos que saben que hay que aplaudir y reir mucho para complacer al jefe.

Mario Vargas Llosa no tuvo miedo de ir a Caracas a pesar de todas las amenazas que le hicieron de que no podía criticar al gobierno chavista en territorio venezolano. Fue a Caracas y habló con elocuencia, con seriedad, con la clase y categoría de una persona que sí lee, que sí se ha cultivado, que sí esgrime argumentos sólidos y maneja las ideas y no tiene que caer en la vulgaridad que tanto caracteriza a la gentuza como Chávez.

Chávez se acobardó. De todas maneras, es mejor que no se produjera el debate. Un debate para que sea bueno tiene que ser entre iguales. Y hay una diferencia abismal entre un intelectual de altos quilates como Vargas Llosa y un pobre gritón como Chávez incapaz de tener ni mucho menos defender una idea original. Además de eso, un caballero como Mario Vargas Llosa, la personificación de la elegancia y los buenos modales, no tiene nada que hablar con un chusma como Chávez. 

 

30/05/2009 19:35. ricardobrown #. sin tema

Crónica del servicio episcopal religioso del Padre Alberto (1 de junio/09)

 

Pues les cuento como fue.

Llegué a la Iglesia de la Resurrección a las 9 y 15 de la mañana. Se suponía que el servicio religioso comenzaría a las 10:00. La iglesia está en un vecindario residencial muy tranquilo. Pero esta mañana la cuadra en que se encuentra la parroquia estaba llena de patrullas de la policía, camiones de transmición de señales de los canales de televisión y muchos carros que estaban llegando. Varios policías de Biscayne Park dirigían el tráfico y le indicaban a las personas que llegaban donde tenían que estacionarse. Me estacioné en un lote frente a la iglesia, cruzando la calle. Ya se llenaban los espacios  a la hora que llegué.

Varios camarógrafos de canales de televisión estaban en fila, uno al lado del otro, con sus cámaras sobre los trípodes apuntando hacia la entrada principal de la iglesia, que es un edificio pequeño de un solo piso. Al entrar, vi que ya había bastante gente sentada  en los bancos. Se iba llenando el lugar. Me senté en un banco en la quinta fila, contando desde el altar, en la parte izquierda. Me senté en el primer asiento, pegado a la pared. Siempre me siento ahí cuando voy a una iglesia.

Me puse a mirar alrededor. Creo que esta es la primera vez que voy a una iglesia Episcopal en Estados Unidos. Estuve varias veces en iglesias anglicanas en Londres y una vez en Jamaica, cubriendo noticias, pero eso fue hace muchos años. La verdad es que no me acordaba mucho de cómo es la decoración de las casas de culto de esta denominación.

La Iglesia de la Resurrección es pequeña. El altar se parece a los altares de las iglesias católicas romanas, pero es más sencillo. Hay un Cristo en la Cruz de madera sobre el altar, pero vestido con una bata y  no está crucificado. Está vestido con una bata y más bien flota sobre la cruz con los brazos en alto. No tiene las manos ni los pies clavados.

Hay  solo un gran vitral de colores sobre la puerta trasera principal de la iglesia. Las ventanas de las paredes laterales son de persianas. No hay fuentes de agua bendita, o al menos no las vi. En las paredes hay pequeñas representaciones de madera de las Estaciones de la Cruz. No hay imágenes de santos. La impresión de esta iglesia es bastante austera.

La gente venía llegando. Era una multitud bastante mixta. Muchos latinos. Cubanos e hispanos de otras nacionalidades. También había gente estadounidense, anglos les diríamos, y unos cuantos afro americanos y otras personas de la raza negra que, estoy seguro, por su  acento, son oriundas de islas caribeñas anglo-parlantes. Había gentes de todas las edades. Pero yo diría que la mayoría de las personas eran de más de cuarenta años. Algunos vinieron solos, muchos en pareja, y otros en grupos familiares que incluían niños pequeños.

En general, la gente estaba bien vestida, para lo que es Miami. Al menos no había personas en shorts, camisetas o jeans ripiados  Algunos hombres vestían saco, pero con la camisa abierta. Vi a uno solo con corbata. No vi a ninguna mujer con velo. Las únicas mujeres que vi con sombrero fueron unas señoras negras.

La gente se comportaba muy bien. No hablaba en voz alta, tenía apagados sus teléfonos celulares, controlaba a los niños pequeños. Yo señalo esto  porque a veces me he sentido muy mal cuando voy a una iglesia y me encuentro con gente gritona, mal vestida y mal educada. Esta era gente bastante respetuosa, aunque me molestó una señora latina, no cubana,  que, arrastrando a un niño de unos siete años bastante antipático, me pasó por delante para sentarse en la parte del interior del banco en que yo estaba, sin pedir permiso. Les cuento que a mi me indigna la mala educación. Por eso entro en todos estos detalles sobre como estaba vestida y sobre como se comportó la gente. Tengo que decir que, dentro de la iglesia esa señora fue la única persona sin modales que vi. Ah, no. Se me olvidaba. Vi también a otra señora masticando chicle. Me parece algo muy vulgar, eso de masticar chicle en una iglesia. Pero, por supuesto, resistí la tentación de regañar a estas personas. Siempre me molestan estas cosas, pero yo no soy nadie para estar llamándole la atención en público a los chusmas, y mucho menos en una iglesia. No sería muy cristiano, ¿no?  Hay que perdonar estas cosas, aunque yo no sé si de veras las perdono ya que las estoy contando aquí. Pero, bueno. Sigo con la crónica.

En los bancos había ejemplares del “Book of Common Prayers,” que tengo entendido que es algo así como el “owner’s manual,” el manual de instrucción de los anglicanos. Le eché un vistazo a uno de los ejemplares. Me pareció muy bien escrito. Cosas muy bonitas, muy elegantes por su sencillez.

Vi a mucha gente conocida en la iglesia. No voy a mencionar todos sus nombres. Me encontré con una amiga de mis primeros años en la escuela en Miami. Me dijo que es episcopal. Me sorprendió. Conversé con mi amiga Lourdes del Río, periodista  de Univisión que estaba allí para reportar el evento. Y, créanme, fue un evento, un “real happening.” Se ve bien Loudes. Me dijo que lee este blog. Hola, Lourdes. Conversé también con Guillermo Descalzi y su esposa Rosita. Me dice Guillermo que próximamente sale a la venta un nuevo libro suyo que se llama “El Jamón,” y que trata de filosofía. También saldrá una nueva edición ampliada de su primer libro, “El Príncipe de los Mendigos,” que narra aquellos terribles días en que fue un “homeles” en las calles de Washington, DC. De lejos vi a Teresa Rodríguez, de Univisión. No me vió. Hace años que no hablo con Teresa. Ella se sentó en los bancos de la parte delantera de la iglesia, que estaban reservados para la familia del Padre Alberto y su novia y los amigos de ambos. Me imagino que Teresa es muy amiga de Alberto que le dio a ella y a Maggie Rodríguez, de Cbs, las únicas entrevistas exclusivas que ha concedido hasta ahora.

A Ruhama Buni Canellis, la novia de Alberto, la vi de lejos. La gente le tomaba fotos. Yo le tomé algunas, pero no salieron bien. Se veía tranquila. La rodeaban personas de su familia. Estaba allí su hijo, que es muy alto y parece mayor  de los quince años que tiene.

Vi a las dos hermanas de Alberto y a su cuñado que está casado con la hermana menor. Lo conozco desde que era niño. Se crió en la casa del al lado de donde yo viví hace años. Estaban allí los dos sobrinitos de Alberto, un niñito y una niñita a quienes quiere mucho. La mamá de Alberto no estuvo. Me enteré que ella acepta su decisión, pero que prefirió no ir al servicio religioso para evitar todo el lío de la gente y la prensa. No voy a hablar más de eso, porque son cosas de la familia Cutié, que es una gente muy respetable, querida y buena.

El servicio religioso (no sé si se le dice misa, y no voy a ponerme a buscar en Google ahora) comenzó a las 10 y 20. Hubo una procesión desde la puerta de la iglesia al altar, encabezada por el Obispo Episcopal Leo Frade. Había varias personas vestidas con batas clericales, tanto hombres como mujeres. Yo no sé quien eran quien, pero tengo entendido que unos eran sacerdotes y otros diáconos. Alberto vestía una bata, o sotana,  blanca. El Obispo Frade tenía un vestuario muy similar al del alto clero Católico Romano.

La iglesia estaba repleta. Todos los bancos estaban llenos. Había mucha gente de pie. Otros estaban sentados en sillas de madera junto a las paredes. Yo calculo que había al menos 400 personas, quizá 500. Había, incluso, gente fuera de la iglesia, frente a la puerta.

Dentro de la iglesia había una sola cámara de televisión. Aparentemente, el camarógrafo, un americano de un canal anglo, fue el designado para hacer el “pool.” Luego distribuiría copias de las imágenes a los demás canales, cuyos camarógrafos permanecieron fuera de la iglesia.

El servicio religioso duró más de una hora y media. Alberto aún no es sacerdote de la Iglesia Episcopal. Me dicen que el proceso para que se convierto en sacerdote episcopal dura más o menos un año. Pero pronunció la homiliía. Habló en inglés, con perfecto dominio de la palabra, aunque con un ligero acento hispano. No voy a hacer un recuento aquí de todo lo que dijo. Pero si les digo que tuvo palabras cariñosas para el Obispo Frade. Y dijo que la Iglesia es “comunidad, perdón y aceptación.” Las personas en la iglesia aplaudieron a Alberto tres veces. Ovaciones en que todos los presentes se pusieron de pie.

El rito episcopal es parecido al católico romano, pero más sencillo. Al menos, así me pareció a mi. Pero tampoco voy a entrar en detalles. Esas son cosas complicadas.  En el momento de la Comunión, me sorprendió la cantidad de  gente que fue al altar. Casi toda la iglesia. Yo me quedé sentado en el banco. Tengo mucho respeto por todas las religiones. Pero sigo siendo católico romano.

Cuando concluyó el servicio, hubo otra procesión hacia fuera de la iglesia. Allí estaban todos los camarógrafos de la prensa escrita y la televisión. Estaban allí también muchos paparazzi. (Se escribe así en plural, sin “ese”)  Todos tenían sus cámaras apuntadas a Alberto, que no contestó ninguna de las preguntas que le hacían los reporteros.

Algunas personas que habían estado en el servicio eran entrevistadas. Casi todas, por lo que pude escuchar, se expresaban de una forma correcta. La mayoría apoyaba a Alberto. Otras lo criticaban, pero de una forma respetuosa. Me impresionó eso. Ya se los dije. Me horroriza la vulgaridad que a veces se ve en Miami. Y me satisfizo mucho el comportamiento de casi toda aquella gente.

Lamentablemente, siempre hay alguien que da la nota. Y había una señora muy gritona que buscaba que todos los reporteros la entrevistaran. Ella apoyaba a Alberto, hablaba (o daba alaridos) de lo que llamaba la “hipocresía” de la Iglesia Católica. Tenía una voz muy estridente y gesticulaba de una forma grosera. No sé porqué, pero intuyo que esa señora en algún momento fue parte de un Comité de Barrio Comunista en Cuba y que era participante de esas turbas de chusmas que hostigan a los disidentes con “mítines de repudio.”  Hay gente que gritaba "¡ paredón!" en Cuba y luego vino a Estados Unidos u continúa aquí con el mismo repugnante comportamiento. Con el rostro enrojecido y en una mueca de odio, los ojos desorbitados, agitando los brazos y dando saltos, esta mujer primitiva  daba gritos con un sonido gutural que se parecía a los alaridos de los mandriles cuando atacan en manada. No entendí bien, pero creo que estaba muy enojada con los paparazzi y vociferaba algo así como “¡Esos h’s de p’s quieren hacer dinero con el Padre Alberto!”

Yo pensé que tal vez la señora estaba poseída por un demonio, porque tenía la voz de la niña de la película El Exorcista. Creí que en un momento comenzaría a darle vueltas la cabeza y que  lanzaría vómito verde como la pobre niña poseída de la película. Me aparté rápidamente de donde estaba y pensé que quizá alguno de los sacerdotes episcopales le haría un exorcismo allí mismo, si es que hacen exorcismos en esa denominación.

Pero bueno, exagero. Ya les dije que no aguanto la chusmería. Pienso que una de las peores cosas que hizo esa tragedia que se llama la Revolución Cubana es que dio jerarquía a la chusmería. Lamentablemente,  aunque la inmensa mayoría de los cubanos y demás latinos de Miami somos personas decentes, siempre se cuela algún chusma entre nosotros. 

Por cierto que, aunque no lo considero como un acto de chusmería, no me gustó el corito ese en que participó alguna de la gente ante las cámaras de “¡Que se case! ¡Que se case!” El momento no era para estar coreando lemas, como si aquello fuera un partido de fútbol.

Les cuento que saqué algunas fotos. Pero, por alguna razón, tengo problemas en subirlas a Facebook. Cuando pueda, lo haré.

Fue una experiencia interesante la de hoy. Yo fui a la Iglesia de la Resurrección en apoyo a Alberto. Se lo debía a un amigo que ha sido bueno conmigo. Yo no soy nadie para juzgar a Alberto ni a su novia. Creo que la amistad, el agradecimiento, la solidaridad son columnas de la ética con que siempre he tratado de vivir.  Sigo siendo católico romano. Me crié, me eduqué, me bautizaron y confirmaron en esa fe. Soy un mal católico y un mal cristiano. Pero, lo digo siempre. A pesar de sus defectos, de sus errores, estoy convencido de que es mucho el bien que ha hecho la Iglesia Católica en sus dos milenios de historia. Y adoro la estética, la elegancia de la Iglesia.

No soy quien para discutir el celibato. No soy quien, ni me interesa, discutir mucho sobre si Alberto falló como cura. Soy un tipo sencillo. Simplista , si quieren. Me sentí con la obligación de apoyar a un amigo bajo presión. No sé si lo hice, al hacer acto de presencia en el servicio religioso. Pero me alegro que fui.

 

31/05/2009 19:36. ricardobrown #. sin tema