Facebook Twitter Google +1     Admin

CARMELO NECESITA IR AL MEDICO. JUEVES 18 DE AGOSTO, 2016

Carmelo se sentía mal. Se lo dijo a unos amigos que se encontró en el supermercado donde compra sus víveres. “Me mareo cuando tomo agua. Me da dolor de cabeza cuando me cepillo los dientes. Me pongo muy nervioso cuando voy a la tintorería,” le reveló Carmelo a sus amigos, Hermenegildo y Catalino.

Hermenegildo le dijo a Carmelo que debería ir a su médico, el Dr. Cartaya. “El Dr. Cartaya tiene unos hijos maravillosos. El mayor se casó con una polaca y vive en Santa Fe, Nuevo México, donde es un destacado miembro del Club Rotario. El menor estuvo en el ejército y no sirvió en Irak ni Afganistán, pero estuvo destacado en una base estadounidense en Alemania. Tienes que ir al Dr. Cartaya, Sus hijos son un encanto.“ le recomendó Hermenegildo a Carmelo.
Pero Catalino no estuvo de acuerdo. Catalino le dijo a Carmelo que su médico, el Dr. Castellanos, era mucho mejor galeno. “El Dr. Castellanos juega muy bien el golf. Y solo tiene una hija, pero que clase de muchacha. Nunca le han puesto una multa de tránsito. Y deberías ver como le ha enseñado a hablar a un periquito amarillo que le regaló su papá por su cumpleaños, “ dijo Catalino.
“Hermenegildo se indignó cuando escucho esto. “¡Eso es mentira! ¡Eso del periquito es una farsa! Lo único que le ha enseñado decir la hija del Dr. Castellanos al periquito son malas palabras y groserías. Y todo el mundo en este pueblo sabe que el Dr. Castellanos hace trampa cuando juega golf. Y lo de las multas también es falso. Esa niña maneja muy mal y la policía constantemente la detiene por infracciones a las leyes de tránsito, pero el corrupto Dr. Castellanos le paga a un “ticket clinic” para que le retiren las acusaciones, “arguyó Hermenegildo.
Catalino estalló en ira cuando escucho esto. “¡Esas son calumnias propagadas por la prensa –en este caso el American Journal of Medicine- que ha comprado el Dr. Cartaya. Quienes son unos sinvergüenzas son los hijos del Dr. Cartaya. El que se casó con la polaca hace meses que no paga la cuenta de su tarjeta Visa. Y su suegro, el padre de la polaca, era chivatón de la policía política en Cracovia. Y en el Club Rotario de Santa Fe lo detestan por que tiene mucha caspa. Y el otro, el del ejército, se come las uñas y baja pornografía en su teléfono inteligente. El Dr. Castaya es un médico terrible, “ gritó Catalino.
La discusión entre Hermenegildo y Catalino sobre quien era el mejor médico para curar los males de Carmelo fue subiendo de tono. Hablaron horrores de los abuelos de los dos galenos, dijeron cosas muy desagradables de sus mascotas, hicieron acusaciones muy graves sobre sus gustos culinarios, y emitieron crueles críticas de cómo tienen amuebladas las salas de sus casas. 
El pobre Carmelo se confundió mucho con toda esta negatividad. Regresó a su casa, tomó agua y se mareó, se cepilló los dientes y le dio un terrible dolor de cabeza y fue a la tintorería y tembló de nerviosismo. No sabía Carmelo a que médico consultar para curarse de sus dolencias.

18/08/2016 14:32. ricardobrown #. sin tema

Me lo dijo Pepe, el balsero. Sábado 30 de julio/16

Uno aprende de los libros, pero aprende más de la gente. Hay que leer, pero hay que escuchar. Hace días hablé con alguien que me dijo cosas tan interesantes como cualquier lectura de  Cortázar, Faulkner, Montaigne o Platón, o quien ustedes quieran. Más o menos, esto es lo que me dijo Pepe, un joven balsero cubano:

“¿De qué sirven todas esas consignas de defensa de plaza sitiada que gritan con voz temblorosa y agitando los brazos unas personas muy mayores, de qué vale  todo ese drama, toda esa picuencia, y todas esas canciones con letras rebuscadas que tuve que escuchar desde niño,  y las marchas y los estribillos y la gente apretando el puño y soltando alaridos como unos mandriles, sí me tuve que lanzar al mar para buscar otra cosa? Y es verdad que acá estoy viviendo en un “efficiency” muy apretado y que me cae mal la dueña, que me parece tan chismosa y dominante como la jefa del Comité de Defensa de la Revolución de mi cuadra allá en Luyanó. Para mi que son hermanas o primas estas señoras. Pero la diferencia es que acá no tengo miedo que el techo del “efficiency” se me venga encima si cae un agüacero. Allá, del otro lado vivía con ese temor.  Es más, allá del otro lado quedan mi padres y mis hermanos. Y cada vez que me entero de que va a llover en La Habana, me preocupo,. No se me quita eso de la cabeza, mi gente en Cuba. Por acá, ya estoy ahorrando plata para mudarme para un apartamento y hace días me conseguí un trabajo mejor, así que muy pronto me saco de encima a la señora esta que se cree que por que le pago renta tiene derecho a vigilarme y regañarme por que nací después de que ella se fue de Cuba y vine para acá después de ella. .Seguro que ella fue miliciana antes de venir para acá.  Pero bueno, ya me la  quito de encima. Para quitarme de encima a los hijos de putas del otro lado me tuve que lanzar al mar.  Y lo hice con miedo de que no llegaría al otro lado, a éste, que me ahogaría o sería desayuno, almuerzo o cena de los tiburones. Pero, bueno, llegué. Aquí estoy.  Y esto no es fácil, pero aquí  tengo esperanza de que me puede ir mejor. Es más, ya  me  va mejor.  Para mi eso es la libertad. Que me pueda ir mejor.”

30/07/2016 11:20. ricardobrown #. sin tema


We'll Always Have Paris. 14 de noviembre/15

Mi película favorita de todos los tiempos es Casablanca. La he visto -¿qué?- mil veces, cinco mil, no sé. Aprendí inglés viendo viejas películas americanas. Y de todas, Casablanca es la que mas quiero. Así mismo, la quiero. No es que me gusta, es que la amo, como se ama a una persona, a una madre, a un hijo, a una novia. Por el guión, por la forma en que manejaron las cámaras, por esa estética, esa elegancia, que tiene el cine en blanco y negro. Y la quiero por el  estupendo elenco. Claude Rains, Paul Henreid, Peter Lorre. Y sobre todo por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman. Bogie es uno de mis ídolos del cine viejo. Me encanta que su personaje en Casablanca se llama Rick, tocayo mío. Desde que tengo, digamos, capacidad adquisitiva he tenido en mi closet un "trench coat," como el que viste Rock en esas últimas imágenes de Casablanca. Por ahí tengo en uno que me compré en Burberry’s en Londres hace muchos años y que me costó un ojo de la cara y sin embargo apenas uso, ya que el clima de Miami no es apto para los trench coats. Yo me siento Bogie en Casablanca cuando una mujer bella  -en realidad cuando cualquier- me dice Rick. Pero lo que más me gusta de Casablanca es Ingrid Bergman, que estaba en el apogeo de su belleza cuando se filmó Casablanca. Yo vivo y voy a morir enamorado de Ilsa Lund, el personaje que protagoniza Ingrid en Casablanca. Y no crean que soy tan viejo. Casablanca la filmaron antes de que yo naciera. Pero, bueno, a lo que voy es a esto. Uno de los momentos más emocionantes de Casablanca es cuando una noche en el Rick’s Cafe los franceses exiliados que están allí se indignan cuando escuchan a unos militares nazis borrachos cantar "Die Wacht am Rhein" y ellos comienzan a entonar La Marsellesa, el himno nacional francés: "Allons enfants de la Patrie, Le jour de gloire est arrivé !" Yo pensaba estaba mañana en aquello que le dijo Rick a Ilsa en Casablanca: "We'll always have Paris." Siempre tendremos a París. Yo tengo a París en mi pensamiento esta mañana.
Tengo a Francia en mi mente. Gracias a Francia, por sus escritores, sus poetas, sus pintores, su vino, su cocina, su historia, su gente. He aquí La Marsellesa, de la película Casablanca:

 

https://www.youtube.com/watch?v=KTsg9i6lvqU

14/11/2015 11:04. ricardobrown #. sin tema

No voy a ver la pelea de Mayweather y Pacquiao. Sábado 2 de mayo/2015

Ustedes me cuentan mañana.

Decidí no ver la pelea entre Floyd Mayweather y Manny Pacquiao. Tengo "la monga," como dicen en Puerto Rico, un fuerte catarro, un flú pelú,   y no quiero ir a ver la pelea a casa de nadie ni a ningún "sports bar," donde probablemente propague esta incómoda dolencia que  me tiene la garganta encendida. Pudiera ordenar la pelea por Comcast y verla en uno de los televisores en mi casa, pero me parece  un abuso los 100 dólares que están cobrando por un encuentro entre boxeadores cuyo mejor momento ya pasó. Quizás hubiera estado dispuesto a pagar 200 dólares por ver la transmisión en directo de un encuentro entre el Mayweather y el Pacquiao de hace siete u ocho años. Pero estos dos púgiles que suben al cuadrilátero esta noche no son aquellos de antes y el precio por verlos es excesivo.

Pacquiao lleva años sin anotarse un nocaut. La última vez en que una de sus peleas terminó antes de tiempo, le levantaron el brazo a Juan Manuel Márquez, que lo puso a dormir con un fulminante derechazo. Por otra parte, a mi me aburre el estilo de Mayweather. Reconozco su habilidad defensiva, pero para mi el mejor boxeo es el de los púgiles que buscan terminar la pelea lo más pronto posible. Sí, ya sé, soy un tipo primitivo, pero yo prefiero una guerra entre las sogas a las peleas de Mayweather, que a veces me recuerda a Margot Fonteyn bailando el Cisne Negro.

A mi me encantaría que Pacquiao le propinara un nocaut a Mayweather esta noche. Pero sospecho que Mayweather ganará por decisión. Pase lo que pase, lo leeré en el periódico mañana y ustedes quizás me contarán los detalles de la pelea. Pero he decidido que me quedaré en casa con mi garganta en candela para no regar gérmenes y que no voy a pagar 100 dólares por un producto cuya fecha de vencimiento ya  pasó hace bastante rato.

02/05/2015 12:49. ricardobrown #. sin tema

Los enemigos de Nicolás Maduro. Sábado 24 de enero/15

Tienen larga memoria los sauditas. Tienen una larga mirada hacia el futuro. No olvidan los conflictos religiosos y étnicos con los iraníes. Son sus enemigos de siempre. De antes, de ahora, de la eternidad.  Buscan arruinar a los iraníes con el petroleo barato. Y eso no lo entiende Nicolás Maduro. No puede comprender que, al hacer alianza con los iraníes, se buscó de enemigos a los sauditas, que -a diferencia de los estadounidenses- sí ejercen un control firme sobre la producción y los precios del crudo. No se da cuenta Nicolás Maduro que el enemigo en Ryad es más peligroso que el enemigo en Washington.

24/01/2015 11:29. ricardobrown #. sin tema

La paz del cielo. Sábado 24 de enero/14

Es sábado por la mañana. Tengo el día libre. Leo. Escucho música. Estoy tranquilo. Me encanta la mañana de sábado, después de tanta agitación durante la semana laboral. Tocan la puerta. Al estilo antiguo. Puño contra la madera. No hay  timbre en la puerta. La perra ladra. Es enana la perra, pero tiene el ladrido de un mastín. El golpe en la puerta y el ladrido de la perra interrumpen mi paz. Mando a callar a la perra, que no me hace caso. Me levanto. Abro la puerta. Es un señor que quiere salvar mi alma. No quiere que yo vaya al infierno. Me dan ganas de mandarlo al infierno a él. Pero le digo cortésmente “no gracias, no estoy interesado.” Se va con su revista religiosa. A tocarle la puerta a los vecinos de al lado. No sé que hacen esos vecinos en una mañana de sábado. No sé si temen ir al infierno. No sé si quieren ser salvados. Solo sé que para mi la mañana de sábado viene siendo un pedacito de cielo. Me molesta que me invadan ese pedacito de cielo. ¿Será que soy un intolerante?

24/01/2015 10:31. ricardobrown #. sin tema

La jicotea depravada. Viernes 23 de enero/15

Hay insultos y hay insultos. Hoy escuché a una señora decir esto de un señor: "Ese viejo se pinta el pelo con betún y tiene la cara de una jicotea depravada." La señora hablaba en alta voz  y no lo hacía conmigo. None of my business. Pero fue inevitable escucharla y no pude disimular una sonrisa.

23/01/2015 18:43. ricardobrown #. sin tema